Un viaje musical por nuestras series de dibujos animados favoritas

Hoy proponemos un viaje nostálgico a través de las cabeceras musicales de nuestras series de dibujos animados favoritas. Esas series que nos hacían madrugar sábados y domingos. Si nos lo dicen ahora…

Y como ya sabéis, desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos, como La batuta mágica  para Educación InfantilTarantellaVivaceSiente la música y Feel the music  para Primaria;  Dando la nota y Crescendo para alumnos de ESO o nuestro material complementario. para hacer más atractiva la enseñanza y despertar el amor por la música entre los más jóvenes. De modo que hoy abarcaremos varias generaciones repasando unos cuantos clásicos:

Bola de Dragón acompañó a miles de niños durante años y es más que posible que algún que otro padre y madre la hayan entregado en herencia a sus hijos. Esos combates eternos son difíciles de olvidar:

Japón nos ha provisto de mucha cultura televisiva, si para bien o para mal lo dejo a vuestro juicio. Otro clásico es Oliver y Benji, y su campo de fútbol esférico:

No podemos olvidarnos de otro japonés por excelencia: Mazinger Z. Sus puños han marcado la infancia de muchos. Como dice Marta Castro de El País: “Tecnología y civilización micénica de la mano”, una apuesta arriesgada y un tanto estrambótica. La periodista también nos recuerda que, para sorpresa de muchos, esta canción no es de Barón Rojo.

Pero no todo era violencia y peleas, también había grandes historias como Heidi. Nunca habríamos imaginado que era tan maravilloso vivir en los Alpes suizos, comiendo a base de queso y leche de cabra.

Aunque también nos marcó y nos sacó muchas lágrimas la serie de Marco. La historia de una familia italiana en la que por problemas económicos la madre tiene que ir a Argentina en busca de empleo. Cuando después de un año, la familia deja de recibir las cartas de la madre, el hijo menor, Marco, decide ir a Argentina en su busca para volver a verla.

Y, ¿qué me decís de Candy, Candy? Otra serie que hizo disfrutar y llorar a miles de padres y niños a través de las aventuras de esa niña huérfana rubia con ojos azules y un gran corazón.

Además, las series de dibujos han hecho más por la literatura de lo que podemos imaginar. ¿Quién no disfruto de Las aventuras de Sherlock Holmes? El personaje de Conan Doyle cobró vida, otra vez a la japonesa, y enganchó a muchos niños a sus aventuras.

No sabemos qué opinión le merecería a Doyle que Sherlock sea un zorro, o al gran Alexander Dumas que los omnipotentes Mosqueteros tengan patas y hocico, pero desde luego, D’Artacán y los tres mosqueperros han conseguido que muchos hayamos acudido al libro original cuando la edad y la capacidad lectora nos lo permitieron.

La producción española no se queda atrás, es más, fue capaz de crear series maravillosas que enganchaban al televisor sin necesidad de mostrar violencia, todo lo contrario, solían difundir valores como la amistad, la protección del medioambiente… con títulos como Los trotamúsicos, basada en el cuento de los hermanos Grimm: Los músicos de Bremmen.  

He de decir que una de mis favoritas era La vuelta al mundo de Willy Fogg, también de producción patria.  Tico y Rigodón me robaron el corazón y me arrancaron más de una carcajada.

Aunque el rey entre los reyes es nuestro hidalgo favorito: Don Quijote de la Mancha y su inseparable Sancho, que ya recordamos en Mascapáginas. Quién no recuerda esta sintonía: ¡Quijoteeee, Sancho! ¡Sanchooo, Quijotee!”

Lo que no imagináis es que una de nuestras heroínas favoritas es producto alemán: La abeja Maya.

Además de la literatura, la ciencia también ha sido protagonista de grandes series de dibujos, como la fantástica Érase una vez el cuerpo humano… ¡Cuánto nos ha enseñado esta serie! Recuerdo que, cuando me ponía enferma de pequeña, imaginaba a los leucocitos activando el estado de emergencia y derrotando a los virus malvados.

En ciencia, también podríamos incluir al disparatado Inspector Gadget. Era divertidísimo seguir sus aventuras. Este mensaje se autodestruirá en 5, 4, 3, 2…

¿Vosotros habéis pegado alguna vez la orea a la pared para intentar escuchar a Los Diminutos? ¡Seguro que más de uno!

Y podríamos alargarnos hasta la eternidad porque cada uno tiene su serie favorita, así que os invitamos a que compartáis con nosotros las vuestras, así como cuál pensáis que será la sintonía que recuerden los niños de hoy cuando sean mayores. ¿Tal vez Bob Esponja…?

Un post de Lys Mayor

2 comentarios en “Un viaje musical por nuestras series de dibujos animados favoritas

  1. Pingback: Vídeo: ¿Cuántas sintonías de series de dibujos de animados eres capaz de reconocer? | Red Música Maestro

  2. Pingback: Un viaje musical por nuestras series de dibujos...

Deja un comentario