Un buen docente puede cambiar la vida de un estudiante

No es una exageración decir que un buen docente puede cambiar la vida de un estudiante. Como uno de los modelos a seguir más influyentes para un estudiante, los maestros son responsables de algo más que su enriquecimiento académico. Si quieres ser un gran educador, debes conectar con tus alumnos en muchos niveles y comprometerte con el bienestar de tus estudiantes tanto dentro como fuera del aula. Al forjar relaciones sólidas, los educadores pueden influir positivamente en todos los aspectos de la vida de sus alumnos, enseñándoles lecciones importantes de vida que los ayudarán a tener éxito más allá de lo académico.

Pero no siempre es fácil cambiar la vida de un estudiante. Algunos sólo necesitan un empujón extra para mejorar sus notas y otros pueden tener problemas en su vida personal y necesitan a alguien con quien hablar. Independientemente de lo que necesite el alumno, un buen maestro debe estar allí para ayudarlo.

Los tres siguientes aspectos están dentro de la capacidad de influir de un docente:

1. Educación

Un buen maestro hace que el aprendizaje sea divertido, ya que las lecciones estimulantes y atractivas son fundamentales para el éxito académico de un estudiante. Los estudiantes que sean más propensos a la mala conducta, el absentismo escolar o a desconcentrarse en clase, dependerán en mayor medida de un buen docente para corregir su conducta. Promover un ambiente propicio para el aprendizaje en tu aula mantendrá el interés de tus estudiantes, que aprenderán mejor si están motivados. No es fácil, pero será beneficioso.

2. Inspiración

¿Has tenido profesores que te inspirasen a trabajar más y a perseguir tus metas? ¿Te convertiste en educador inspirado por alguno de tus mejores maestros? Inspirar a un estudiante es esencial para alentarlo a alcanzar su máximo potencial. La inspiración también puede tomar muchas formas, desde ayudar a un alumno durante ese año académico y con sus objetivos a corto plazo, hasta guiarlo hacia su futura carrera. Años después de finalizar sus estudios, muchos profesionales seguirán recordando a algún docente que fomentó su amor por lo que hacen.

3. Orientación

Los maestros también pueden convertirse en una persona de confianza para ofrecer consejos a estudiantes que dudan en decisiones importantes de sus vidas. Los educadores tienen la capacidad de animar a sus alumnos a alcanzar una educación superior, a explorar nuevas oportunidades de carrera y a afrontar retos que no habrían tenido la confianza de hacer por sí mismos. Y respecto al abandono de los estudios que se plantean algunos estudiantes, es una decisión que un docente puede prever e intervenir antes de que sea tarde. Ya sea evaluando el problema o encontrando una alternativa.

Son algunas situaciones en las que un buen docente puede cambiar la vida de un estudiante.

Deja un comentario