Nueve pasos para motivar al estudiante en el aprendizaje a distancia

Durante estas semanas lejos de la escuela puede suceder que un niño/a pierda la motivación con la enseñanza a distancia. Recogemos 9 pasos para motivar al estudiante adaptados de un modelo desarrollado por Paul Barnes, profesor asociado de la Universidad de Nebraska (EE.UU.), para alentar a los alumnos a identificar, analizar y resolver sus propios problemas con la orientación de sus tutores.

  1. Abriendo camino

Como estudiante expresa abiertamente tus preocupaciones, hablando libremente.

Como tutor escucha sin interrumpir y con la mayor atención posible. No establezcas un límite de tiempo y espera hasta que el niño/a termine de describir sus preocupaciones.

  1. Eligiendo en qué enfocarse

Como estudiante elige un tema en el que enfocarse.

Como tutor repite lo que ha dicho el niño para asegurarte de que su comprensión sea clara. No agregues tus propios pensamientos o ideas.

  1. Visualizando el objetivo final

Como estudiante formula una declaración que resuma el objetivo final: “Quiero…”

Como tutor ayuda al niño/a a formular su objetivo y ofrécele un estímulo positivo.

  1. Escalando el problema

Como estudiante usa una escala del 1 al 10 para determinar cuánto afecta el problema a tu motivación. El “1” detiene toda motivación, mientras que el “10” es algo que no tiene ningún efecto negativo sobre la motivación.

Como tutor ayuda al alumno a definir la escala e indica qué significa el número elegido por el estudiante para asegurarte de que ambos lo entendéis.

  1. Andamios

Como estudiante haz una lluvia de ideas con la mayor cantidad de soluciones posibles para lograr el objetivo.

Como tutor dejar espacio para que el niño falle y vuelva a intentarlo es importante para el proceso de aprendizaje.

  1. Animación

Como estudiante aclara cualquier idea de la lista de soluciones.

Como tutor lee la lista de soluciones y muestra apoyo y entusiasmo.

  1. Plan de acción

Como estudiante elige los pasos a seguir para lograr cada solución.

Como tutor ayuda al niño/a a establecer acciones concretas para cada solución.

  1. Visualiza cómo se soluciona

Como estudiante imagina cómo acabará bien el proceso.

Como tutor da confianza al niño/a, celebrando el trabajo que ha hecho para llegar a este punto.

  1. Semillas de éxito

Después de seguir los pasos anteriores para trabajar ante la falta de motivación, es hora de pasar a la etapa de evaluación.

Como estudiante explica qué funcionó entre lo que hiciste.

Como tutor echa un vistazo a la fase “Escalando el problema” y vea qué cosas funcionaron y elogie lo conseguido por el estudiante.

Motivar al estudiante

La motivación intrínseca ocurre cuando el estudiante disfruta de una tarea. El desarrollo de la motivación intrínseca de los estudiantes es importante a largo plazo porque enseña a los alumnos a ser independientes y motivados. Si los niños dependen demasiado de la motivación extrínseca se vuelven dependientes de las recompensas.

Deja un comentario