La influencia de la música clásica en la música actual

Que la música clásica no está muerta ya lo hemos dejado claro antes en este blog. Pero lo que sí es un hecho es que no se consume de la misma manera, como tampoco se consume igual la música en general.

Los artistas de la música actual más comercial, en principio lejos de la clásica, reconocen su influencia. Ejemplos como el Ave María de Beyonce con referencias a Schubert; Idioteque de Radiohead, inspirada por Wagner; o la influencia de Beethoven en Because de The Beatles.

Así la música clásica se reencarna y expande a través de la innovación con nuevas interpretaciones que abogan por nuevas formas de escucharla y disfrutarla.

De modo que estudiar las obras de los principales compositores clásicos no solamente te permitirá obtener una mejor educación musical, sino también apreciar mejor la música de hoy. Por el contrario, si te gusta la música clásica, descubrirás su pista en muy diversos estilos musicales.

También te recomendamos leer este artículo:

18 curiosidades de la música clásica que te van a sorprender

La música clásica sobrevuela todos los géneros musicales

Músicos de todos los géneros buscan inspiración en la clásica, apropiándose desde progresiones armónicas hasta piezas completas en su forma original. La música clásica está ahí, contrarrestando el deseo de Chuck Berry en Roll Over Beethoven. El jazz, el rap, el rock o el pop están llenos de alusiones clásicas. Aunque las mejores son las más sutiles.

Porque es fácil y carente de imaginación cortar y pegar el Canon de Pachelbel como fondo o como efecto especial. Como también sucede con “Carmina Burana” de Orff en el Hate Me Now, de Nas y Puff Daddy; con el tratamiento de Brahms en el Karma de Alicia Keys; o las referencias al Réquiem de Mozart de Ludacris en Coming 2 America ​​y Evanescence en Lacrymosa.

Bach y Beethoven, grandes fuentes de inspiración

Sin embargo, deslizar esta referencia a Bach en una pieza de jazz como hace Nina Simone en Love Me or Leave Me, requiere un gran talento y años de estudio y práctica. También se observa la influencia de Bach en el American Tune de Paul Simon, como explica él mismo en este vídeo o la referencia a El teniente Kijé de Prokófiev en Russians de Sting.

Otra referencia muy inteligente a Bach, en concreto del segundo Preludio y fuga en fa menor del El clave bien temperado de Bach, es la que se realiza en la canción They, de Jem, un cantante galés muy popular en Reino Unido.

También Beethoven ha sido siempre una gran fuente de inspiración para otros géneros musicales. Debajo del This Night de Billy Joel se encuentra la Sonata Pathetique de Beethoven. La pieza Para Elisa aparece en el tema I Can del rapero Nas, o el famoso Claro de luna o Sonata para piano nº 14 del genio alemán está en “Because” de The Beatles o en el tema Past, Present & Future de Shangri-Las.

Algunos lo entenderán como un robo, otros lo entenderán como homenaje o tributo. Lo cierto es que los artistas desde siempre han explorado el trabajo de anteriores músicos. Y salvando las distancias, genios como Handel, Mozart o Beethoven, además de genios, también eran compositores que reciclaban su propio trabajo y hacían variaciones sobre el de otros.

Deja un comentario