Ejemplo de jubilado activo

Recordamos a Fernando Argenta en el 7º Aniversario de su muerte

“La madurez es la experiencia vestida de arrugas”

(Tomada de la película “Cenicienta por un día”)

Toda la vida, el mejor premio al terminar los estudios era encontrar un empleo, pero ahora eso, que antes era lo normal, lo hemos convertido en algo extraordinario y todo, porque las cosas están cambiando y haciendo una sociedad injusta con los jóvenes y con los mayores. Hasta hace pocos años, ser joven era un valor y un mérito para encontrar trabajo, ahora es un hándicap, un problema…, muchos jóvenes no encuentran empleo, pero por otra parte, nos encontramos con otro contrasentido, jubilan a las personas en plena madurez y en su mejor momento profesional, cuando más útiles pueden ser porque poseen experiencia, eso que cuesta años y años conseguir, es decir, sabiduría… Muy poca gente entendió lo que hicieron con Fernando Argenta y sus compañeros, cuando en su mejor momento los prejubilaron. Por desgracia, a Fernando lo desaprovecharon demasiado pronto.

Fernando fue un ejemplo de que una prejubilación no es una tragedia, sino una nueva oportunidad para hacer nuevas cosas que antes no pudimos hacer y comenzar de nuevo un proyecto diferente, con renovadas ilusiones. La jubilación implica una edad que como las monedas, tiene dos caras: la negativa que se muestra en la aparición de alguna “gotera” en la salud, y la positiva que es la enorme riqueza personal en talento y experiencias.

En su etapa activa de profesional de la radio y televisión, seguramente Fernando había pensado algunas veces lo atado que estaba a sus programas y lo atrapado que se sentía dedicando tantas horas a los mismos programas que le restaban libertad para hacer otras cosas, pero al prejubilarse y meditar pensando detenidamente en aquellos tiempos activos y en los teóricamente libres de cuando una persona se jubila, pudo comprobar que nunca había sido tan libre como cuando dejó de creerse cautivo en su radio y por tanto, apostó por seguir atrapado en su música y en sus actividades, abriendo además nuevas puertas como dedicar más tiempo a escribir y a viajar con sus conciertos por España sin las ataduras del horario que el trabajo antes le imponían a lo largo de cada semana.

Uno de los objetivos de la vida debería ser para todos buscar siempre nuevos horizontes y descubrir la alegría cada día, independientemente de la edad que se tenga. Fernando siempre fue una persona activa y vitalista, estaba orgulloso de haber cruzado puentes nuevos y no haber seguido siempre los caminos que le iban marcando los demás. Fue un prematuro emprendedor e innovador, palabras ahora tan actuales pero que él supo ya hacer realidad desde que comenzó sus novedosas y creativas aventuras en las ondas y en la pequeña pantalla, además de llevar toda una vida difundiendo la música de calidad en directo en sus conciertos para las familias por toda España.

Toda aventura es un viaje y cuando una persona se jubila, debe seguir teniendo aventuras ilusionantes y viajando sabiendo que es muy importante el destino a alcanzar, pero todavía lo es más el camino a recorrer y sobre todo, disfrutar de cada trayecto. Fernando no paró de trabajar por su prejubilación, al contrario, encaró bien su futuro, recordando el pasado, aprovechando sus experiencias acumuladas y abriendo nuevas puertas antes no descubiertas como sus publicaciones para escolares que ahí permanecerán para siempre entre nosotros a diario en tantas aulas de Educación Primaria a lo largo y ancho de nuestra geografía.

La mejor definición de vida que conozco se la debemos a nuestro Premio Cervantes del año 2012, el gaditano José Caballero Bonald cuando afirmaba: “Somos el tiempo que nos queda” y aunque ahora sabemos que no era mucho, Fernando lo exprimió hasta el último minuto y se embarcó en aventuras y trabajos como si estuviera en su mejor momento siendo para todos un ejemplo de jubilado activo.

Para las personas inteligentes, positivas y optimistas, como siempre lo fue Fernando, la prejubilación primero y la jubilación después son dos de esos momentos sabios de la vida en que nos vaciamos de tantas cosas repetitivas que llevábamos toda la vida haciendo para llenar nuestra nueva vida, nuestra definitiva última oportunidad, de otras cosas valiosas de verdad y para siempre y todo, porque no somos viejos sino sabios y la sabiduría de esos años de prórroga que te da la vida, debemos aprovecharlos para disfrutarlos haciendo lo que más nos guste, aprovechando como decía Séneca de que “antes de ser navegantes, hemos sido náufragos” y conocemos todos los trucos para salir adelante y sobrevivir a todo.

Otro detalle de actividad compartida y de que el amor le acompañó hasta el último día, fue la enorme y envidiable unión del matrimonio Argenta, la perfecta sintonía entre Toñi y Fernando estaba tan perfectamente afinada y coordinada que eran como dos cuerdas del mismo tono y por eso vibraban a la vez, aunque sólo pulsases una. Así como el enorme cariño de ambos hacia su hijo Ataulfo, del que yo he sido testigo y he vivido en directo los años que hemos trabajado juntos.

Dice la sabiduría popular que de lo único que se arrepienten las personas jubiladas es de lo que no han hecho y Fernando estaba muy orgulloso de todo lo que había hecho, pero quería seguir haciendo eso y otras cosas diferentes; intentó por todos los medios sentirse joven, entendida la juventud, en este caso, como sentirse activo y en circulación haciendo lo que sabía hacer muy bien, difundir la buena música, mientras la salud se lo permitió.

Y por eso, Fernando murió jubilado, es cierto, pero joven y activo, independientemente de los años que marcaba su D.N.I., porque respetó el gran principio que afirma que si quieres mantenerte joven debes tener siempre la mente más cargada de proyectos que de recuerdos y eso lo llevó a rajatabla.

Gracias Fernando por esta lección, entre tantas otras que nos has dejado…. Y en este séptimo aniversario, nuestro recuerdo agradecido como cada año por tantas semillas musicales que has sembrado y sigues sembrando en nuestras aulas.

Javier Atance Ibar, coautor junto a Fernando Argenta del método Siente la música para Educación Primaria de Pearson.

1 comentario en “Ejemplo de jubilado activo

Deja un comentario