Cómo la gamificación a través de aplicaciones móviles puede mejorar la participación de los estudiantes en la clase de música

La educación primaria en el siglo XIX trataba solo de enseñar generalmente la capacidad de leer. A medida que avanzamos hacia el siglo XX, el sistema educativo no permaneció estático. La educación del siglo XXI trata de enseñar a los estudiantes las habilidades que necesitan para tener éxito en el mundo moderno. Un esfuerzo respaldado con el uso de tecnología, la gamificación y las aplicaciones educativas.

Aunque el progreso en el sistema educativo es impresionante, hay un problema que impacta en el sistema educativo de forma intensa, que es la crisis de interés de los estudiantes, que la educación trata de combatir con el concepto de gamificación. Una herramienta que proporciona a los educadores formas creativas de motivar a sus estudiantes a participar y aumentar el rendimiento en el aula.

Pero empecemos por el principio. Como hemos contado otras veces, la gamificación consiste en la aplicación de dinámicas, mecánicas y marcos de juego en entornos que no son propios del juego, como puede ser la educación, la música, el marketing o cualquier otro ámbito académico o profesional.

Los videojuegos, como los conocemos, están diseñados para desafiar al jugador a escenarios de resolución de problemas. Con cada logro hay puntos, recompensas o medallas. Y muchos educadores ya utilizan la gamificación en sus aulas incluyendo incluso tablas de clasificación para motivar a los estudiantes que siempre desean estar entres los primeros clasificados de la tabla. Entre los beneficios que aporta la utilización de aplicaciones móviles gamificadas podemos encontrar:

La gamificación fortalece la confianza de los estudiantes en sí mismos

En su estudio en The Gamification of Education, Craig Miller enumera los beneficios fisiológicos de la gamificación. Y entre las consecuencias del juego en la educación estaba el aumento de la confianza en sí mismos de los alumnos, así como en una mayor receptividad al aprendizaje.

Mejora sus habilidades para resolver problemas

La gamificación también puede desencadenar conexiones neuronales en los “estudiantes/jugadores” que aumentan el conocimiento y las habilidades para resolver problemas.

Prepara a los estudiantes a enfrentarse a las dificultades y a correr riesgos

Las aplicaciones educativas gamificadas permiten a los jugadores tomar elecciones, lo que implica que obtienen mayor libertad en su proceso de aprendizaje. Además, como sucede en los videojuegos, que están diseñados para alentar a los jugadores a explorar sin temor, al darles múltiples vidas o permitir reiniciar la fase o el juego, incorporar esta faceta dentro del aula es una forma de aumentar la participación de los estudiantes.

Enseña a los estudiantes a aceptar comentarios y opiniones de otros

La aplicación de la gamificación en la educación también ayuda al alumno a recibir feedback por parte de sus educadores, ya sea mediante el uso de elementos en el juego como señales visuales, preguntas y respuestas frecuentes o una barra de progreso, lo que se convierte en un elemento muy importante para que sea más efectivo el aprendizaje.

La gamificación es muy efectiva para la motivación de los alumnos

En definitiva, la gamificación en educación es muy efectiva para motivar a los estudiantes a participar en la clase, que es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan todos los educadores, y las aplicaciones móviles han brindado a los niños una forma más divertida e interactiva de aprender cosas.

Deja un comentario