Instrumentos ‘made in’ el aula

musicHace algún tiempo os hablamos en Red Música Maestr@ de una iniciativa nacida en Paraguay que tenía como objetivo acercar la música a los jóvenes a través de instrumentos fabricados con desechos de la basura reciclados. En esta ocasión no vamos a recurrir a los desperdicios, aunque la esencia es la misma: que los alumnos aprendan a fabricar sencillos instrumentos a partir de los objetos que todos tenemos en casa.

Quienes hayan visitado alguna vez los Carnavales de Cádiz, Santa Cruz de Tenerife o Las Palmas seguramente sabrán lo que es un kazoo. Este peculiar instrumento (también llamado mirlitón, pito de chapa o turuta) emite un sencillo sonido a partir del soplido de una persona.

Aunque los kazoos suelen estar fabricados con metal, también es posible hacerlos con una cartulina (como en este vídeo) o con el tubo de un rollo de papel higiénico o de uno de cocina. El proceso es realmente sencillo: basta con situar un plástico en uno de los extremos del tubo, atarlo con una goma y soplar.

Y si en tu clase abundan los amantes de lo exótico, también podrás sorprenderles con unos bongos africanos fabricados a partir de un par de botes (pueden ser de diferentes tamaños y de diverso origen: café, pintura…).

Lo único que hay que hacer es poner un plástico o algún otro material elástico en los extremos descubiertos de los botes (al igual que hicimos con el kazoo) y unir ambos instrumentos con una cuerda. En este artículo (y su correspondiente explicación audiovisual) se detalla cómo fabricar una versión algo más elaborada de estos bongos.

Otra alternativa no menos peculiar para que tus alumnos se acerquen a la música es proponerles que fabriquen una flauta a partir de una zanahoria. A diferencia de las anteriores opciones, ésta requiere algo de habilidad, bastante destreza y, sobre todo, mucha paciencia.

En este vídeo se explica el procedimiento, que básicamente consiste en cortar los extremos de la zanahoria, vaciar su interior, hacer los agujeros que determinarán las distintas notas musicales y esculpir la boquilla. Después, bastará con soplar para palpar el sabor de la zanahoria… y de la música.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Viaje a los orígenes de la ópera

ÓperaNo hay mejor forma de sumergir a los alumnos en el mundo de la ópera que remontarse a los orígenes de esta forma artística. El germen de la ópera se encuentra en Florencia, donde varios poetas, músicos y hombres de letras formaron a finales del siglo XVI el grupo la Camerata. Entre los miembros de este variado club figuraban los compositores Jaocopo Peri y Giulio Caccini, el poeta OttavioRinuccini o Vincenzo Galilei, padre de Galileo Galilei.

De sus reuniones en las casas de Giovanni Bardi, el Conde Vernio y JacopoCorsi surgió el deseo de revivir el teatro del mundo clásico, pero restituyendo el importante papel que la música había tenido en las obras dramatúrgicas de la Grecia Clásica y la Antigüedad Romana. Fue así como empezaron a agregar palabras a la música con un objetivo eminentemente dramático.

Poco a poco fueron naciendo las primeras creaciones de la Camerata, fundamentalmente, composiciones para una sola voz acompañadas de uno o varios instrumentos. La primera obra de este tipo fue Le Nuovemusiche de Caccini, cuyo título (la nueva música) terminó dando nombre al estilo musical de la Camerata, en el que la palabra era lo más importante. En YouTube podemos encontrar algunas versiones de esta peculiar obra.

Sin embargo, el verdadero germen de la ópera fue Dafne, una obra basada en la mitología clásica, con música de Peri y texto de Rinuccini. Su primera ejecución tuvo lugar en 1597 en Florencia. En YouTube también existe una recreación de esta ópera, desencadenante del éxito cosechado en los años posteriores por esta incipiente forma musical.

La ópera moderna como tal nacería varios años después, cuando Peri recibió el encargo de componer una obra similar a Dafne con motivo de la boda entre Enrique IV de Francia y María de Médici. Esta obra fue Eurídice y sus protagonistas volvieron a ser Peri, en el apartado musical, y Rinuccini, en la creación del texto. En aquella primera representación participaron un clavicordio, varios instrumentos de cuerda y tres flautas.

Esta nueva forma artística daba todo el protagonismo a las voces humanas y los personajes del drama. La música ocupaba un papel secundario, hasta el punto de que se conoció a este tipo de composiciones como estilo recitativo o prosa musical, en oposición a la poesía musical. Fundamentalmente porque el canto de los personajes carecía de interés melódico alguno, estando básicamente constituido por declamaciones y diálogos.

Eurídice fue repuesta por primera vez en la neoyorquina sala Saratoga, en el año 1941, y podéis disfrutarla en su totalidad en el siguiente vídeo.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que mostramos cada semana en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

“Profesor, ¿qué instrumento elijo?”

22-music2Muchos docentes del mundo de la música se habrán encontrado alguna vez con la siguiente pregunta: “Profesor, ¿qué instrumento elijo? ¿Cuál es el más adecuado para mí?”. La respuesta, evidentemente, no resulta sencilla. Entre otras cosas, porque cada instrumento presenta una serie de atractivos, pero también unas dificultades.

La elección dependerá de los conocimientos previos del estudiante. En este sentido, algunos instrumentos resultan más gratificantes en el corto plazo que otros. Por ejemplo, tocar la tecla de un piano casi siempre deriva en un sonido relativamente hermoso, aunque los conocimientos del que toca sean mínimos.

Por el contrario, conseguir que un violín emita un sonido limpio y correcto, que no sea un simple ruido, resulta complejo incluso para los ya iniciados. Como consecuencia, es muy probable que un niño disfrute mucho más tocando piezas sencillas en un piano (o en un órgano) que en un violín.

Las razones de estas diferencias entre ambos instrumentos son variadas. En primer lugar, el violín es un instrumento menos polifónico que el piano y, por tanto, suena mejor en compañía de otros instrumentos que en solitario. También presenta ventajas, como la posibilidad de transportarlo y tocarlo en cualquier sitio.

Aparte de estos aspectos, hay que tener en cuenta otros criterios a la hora de recomendar un instrumento a un alumno. Evidentemente, el primero son sus gustos, ya que la motivación resulta esencial. No hay que descartar, por tanto, la elección personal del joven.

También hay que tener en cuenta el contexto: si en nuestra escuela tenemos grandes maestros del violín, lo lógico será recomendarle este instrumento. Y en el apartado puramente práctico, habrá que desaconsejarle el piano si en su casa no hay espacio para instalar uno o la guitarra eléctrica si sus padres no son proclives al ruido.

En internet hay numerosos sitios en los que se profundizan en estos y otros aspectos a la hora de saber escoger el instrumento más adecuado para cada alumno: desde explicaciones de especialistas en vídeos YouTube, hasta guías prácticas y artículos suficientemente detallados.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Las múltiples posibilidades educativas de los juegos con rimas

16-_MG_6177Existen numerosos juegos vinculados con la música que ayudan a desarrollar la inteligencia de los niños. Hoy vamos a hablar del uso de las rimas, muy relacionadas con los mundos de la poesía o el rap, pero que también resultan muy útiles para que los más pequeños aprendan nuevas palabras y amplíen su vocabulario.

Una práctica muy habitual en la educación infantil consiste en formar pequeños grupos de alumnos y lanzar una palabra clave para que hagan rimas con ella. El juego se desarrolla por turnos, de forma que los alumnos irán respondiendo uno tras otro hasta que se agote su repertorio de términos que rimen con la palabra clave (por ejemplo, cama, rama, amalgama…).

El jugador que haya hecho la última rima será el ganador y elegirá la siguiente palabra clave. Entre otras cosas, el juego permite a los más pequeños aprender palabras que luego querrán enseñar en casa, lo que elevará su confianza y autoestima. Además, la actividad impulsará a los niños a estar más pendientes de su entorno, en busca de objetos que puedan incluir en próximas rimas.

Una variante algo más sofisticada del anterior juego consiste en animar a los niños a inventar frases que rimen. Para ello, presentamos una determinada oración (como por ejemplo, “Mañana va a llover”), para que los alumnos vayan continuando la serie con otras frases que rimen (“Mañana va a llover y un abrigo me voy a poner”, etc.).

Lo bueno de este juego, que introduce a los jóvenes en el mundo de la creación literaria, es que puede complementarse con otras artes plásticas. Por ejemplo, se puede animar a los niños a que elaboren dedicatorias para sus padres en las que las frases que se inventen den como resultado un poema que vaya acompañado de un dibujo.

En plataformas como YouTube es posible encontrar un buen número de vídeos que explican cómo rimar y cómo trasladar las rimas a la escuela. Por ejemplo, este taller de composición musical, esta práctica sobre el uso de rimas, coplas y canciones en Primaria o incluso estas estrategias para estimular la escritura de rimas, para alumnos de mayor edad.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Los diez instrumentos musicales más extraños del mundo

Los órganos de mar, los instrumentos de hielo, la carretera que toca piezas de Rossini o la Orquesta Vegetal de Viena… Esta semana repasamos los instrumentos musicales más extraños del mundo para crear música recogidos en un artículo por The Guardian.

Instrumentos musicales más extraños del mundo:

1. The Great Stalacpipe Organ. Música celestial con estalactitas.

Leland W Sprinkle era un ingeniero electrónico que trabajaba en el Pentágono. Pasó tres años en busca de estalactitas que sonasen bien en Luray Caverns (Virginia, EE.UU.), y modificándolas de manera que sonasen en sintonía. El resultado es un órgano que permite tocar hasta 37 notas diferentes y que con la reverberación de la cueva producen un sonido etéreo como podéis comprobar en el siguiente vídeo: Sigue leyendo

[Recursos docentes] Vídeo: Un viaje por las formas lingüísticas y musicales del mundo

videormmLa lengua y la música son, posiblemente, los elementos culturales más importantes de cualquier pueblo. Por esta razón, resulta esencial proteger y preservar todas las formas lingüísticas y musicales, en una época en la que la globalización se abre paso y, con ella, los idiomas y ritmos predominantes (encabezados por el inglés y el pop).

Ésa es, a grandes rasgos, la idea que transmite el vídeo que hoy os presentamos, elaborado por eduCaixa, el portal de recursos educativos de la Obra Social de laCaixa. Con una duración inferior a los tres minutos y bajo el título ‘La música, lenguaje universal de las emociones’, traslada al espectador desde Machu Picchu a los suburbios de la India, y desde los modernos pubs londinenses hasta el rincón más olvidado de África.

Pero más allá de los lugares, los protagonistas de este recurso (dirigido a estudiantes de Primaria y Secundaria) son las personas, y muy particularmente su cultura. Porque el vídeo no es otra cosa que una sucesión de unos rostros casi transparentes, que permiten al espectador adentrarse en sus emociones. Una tarea que resulta aún más sencilla por el importante papel que realiza la música, perfectamente escogida en función de la cultura representada.

Esta fusión de ritmos e imágenes dan como resultado un sosegado viaje por algunos de los pueblos más recónditos que habitan el planeta, incluidos los indígenas de Australia y los Andes, las tribus masai o los tuareg del desierto. Al fin y al cabo, ése es el objetivo del vídeo: resaltar la inmensa diversidad cultural y lingüística del mundo, promoviendo una actitud crítica y reflexiva que apueste por la preservación y el respeto de la biodiversidad.

Tal y como se explica en el comentario inicial que acompaña al vídeo, actualmente hay en el mundo unas 3.000 lenguas amenazadas. Eso significa que también hay 3.000 formas musicales en peligro de extinción, e incluso 3.000 tradiciones culturales, y ésa es una riqueza que el ser humano no puede permitirse el lujo de tirar por la borda.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Música y publicidad: Piezas y canciones de anuncio

Uno de los mejores ejemplos de que la televisión actual no destaca precisamente por su calidad cultural es que las únicas referencias a la música clásica hay que buscarlas en el programa ‘Saber y Ganar’ y en la publicidad. De hecho, los anuncios de televisión suelen recurrir a todo tipo de contenidos musicales para reforzar su impacto en la audiencia.

Entre las múltiples facultades publicitarias de la música destaca su capacidad para ayudar a memorizar un mensaje, resaltar lo más importante y captar la atención y el interés del espectador. Además, permite que los anunciantes dirijan sus contenidos a un determinado tipo de público o estrato social, por lo que se trata de un recurso casi igual de importante que las propias imágenes.

La música publicitaria suele ser original, es decir, se compone expresamente para un anuncio o una marca. Pero en ocasiones también podemos encontrarnos con versiones, lo que en el sector se conoce como música prestada: desde la imitación más o menos aproximada de una canción famosa, hasta la utilización de una melodía muy conocida con la letra modificada y adaptada al contenido del spot.

Las otras dos tipologías de música prestada existentes son la de bajo coste o libre de derechos, y la original. Esta última es la que más nos interesa, por ser la que más recurre a las composiciones de los grandes clásicos para acompañar sus mensajes visuales. En general, el uso de la música clásica no está restringido a un sector o tipo de compañía, pero lo cierto es que los mejores ejemplos corresponden, como veremos, a anuncios de la industria del automóvil.

En YouTube podemos encontrar este anuncio, en el que la alemana BMW quiso asociar su imagen con la del genial Stravinsky y su maravilloso ballet Pulcinella. La también germana Audi recurrió en este otro spot a la archiconocida Marcha Turca de Mozart, además de anunciar su A-4 Advanced Edition con el fragmento de una ópera de Händel Rinaldo. Y no abandonamos el país teutón sin antes recordar que también Volkswagen ha tirado de los clásicos, concretamente de Johan Strauss hijo en este divertido anuncio del Golf Rabbit.

Los fabricantes franceses tampoco se han quedado atrás. Por ejemplo, el uso de la Sonata para Piano número 14 de Beethoven le valió a Renault varios premios; mientras que Citröen recurrió a la cabalgata de las Valkirias de Wagner para plasmar que el C5 era un coche con carácter alemán, pero espíritu francés.

Pero, como decíamos al principio, las históricas composiciones musicales no son exclusivas de los anuncios de coches. Por ejemplo, Coca-Cola recurrió al clásico Pedro y el Lobo de Prokofiev en uno de sus spots; Colhogar ambientó sus rollos de cocina con una pieza de Mozart; Air France también optó por Wolfgang Amadeus y su Adagio Concerto No.23 para piano en este logrado anuncio; y la tecnológica Apple promocionó una aplicación para el iPhone con la legendaria Para Elisa de Beethoven; genio que también ambientó este anuncio de Canal+.

Los ejemplos continúan con esta peculiar unión de Gazprom, la Champions League y El Cascanueces de Tchaikovsky; o esta nueva referencia a Händel y su Ópera Almira, en este caso por parte de la firma de moda Levi’s. Pero como no sólo de música clásica viven los alumnos, también podéis mostrar en el aula este anuncio de Trina, para los que amantes del pop de Dani Martín; este otro de Pepsi, con cierre de Australian Blonde, para los más roqueros; y este más alocado de Renault Laguna, para los amantes del punk de Gatillazo.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Recursos docentes: Semana de aniversarios de dos genios de la música: Mozart y Schubert

26-Wolfgangamadeusmozart_1Como recordamos en nuestro calendario de música, esta semana coincide la celebración del aniversario del nacimiento de dos genios de la música que proponemos utilizar como idea para trabajar en clase. Se trata de dos compositores austríacos que tiene un sitio de honor entre los más grandes talentos de la historia de la música: Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) y Franz Peter Schubert (1797-1828).

Un día como hoy, 27 de enero, pero del año 1756, nació Mozart, maestro del clasicismo y uno de los músicos más influyentes y destacados de la historia; mientras que un día como el viernes de esta semana, 31 de enero, pero del año 1797, nació Schubert, otro de los más grandes talentos de la música clásica y gran impulsor del romanticismo musical.

Ambos compositores austríacos murieron muy jóvenes. Mozart a la edad de 36 años y Schubert con solo 31 años. Además, ambos compartían un increíble talento para la melodía y ambos compusieron sus piezas maestras al final de sus vidas. A continuación vamos a introducir brevemente sus trayectorias, que os proponemos como idea para repasar en el aula de música junto a vuestros estudiantes.

Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 27 de enero de 1756 – Viena, 5 de diciembre de 1791) fue un compositor y pianista que desde muy temprana edad destacó como niño prodigio de la música al dominar muy diversos instrumentos y con solo 5 años ya componer obras musicales. Autor de más de 600 piezas musicales de gran influencia, en su mayoría reconocidas como obras maestras de la música sinfónica, concertante, de cámara, para piano, operística y coral.

A Mozart se le ha homenajeado en series animadas de tv como La banda de Mozart, en películas, con divertidos e interesantes recursos docentes para utilizar en el aula junto a nuestros alumnos o a través del cine en diversos ejemplos, que podrían servir como excelentes recursos docentes para acercar su figura a nuestros alumnos.

27-schubertFranz Peter Schubert (Viena, 31 de enero de 1797 – 19 de noviembre de 1828) fue uno de los principales músicos austríacos que vivió a comienzos del siglo XIX. Su talento creció a la sombra de Beethoven, a quien admiraba. Escribió más de seiscientos lieder (breves composiciones para voz y piano, antecesor de la canción moderna) y también fue un gran compositor de música para piano, de cámara y orquestal.

La música de Schubert se caracteriza por un rico colorido instrumental, riqueza armónica y melódica y exaltación romántica. Injustamente, su talento apenas fue reconocido en vida y vivió de forma muy humilde a la sombra de otros grandes compositores coetáneos, pero su obra ha sido ampliamente admirada y reconocida tras su muerte.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con recursos para el aula, como los que mostramos cada semana en Red Música Maestr@.

Viaje a la música clásica a través de la televisión y el cine

La televisión es un medio de comunicación bastante útil para muchas cosas, pero desde luego, no para que los más jóvenes se inicien en el maravilloso mundo de la música clásica. Al menos, no desde hace cuatro años, cuando La 2 de Televisión Española puso fin a la emisión del espacio El Conciertazo, presentado y dirigido desde 2000 por el recientemente desaparecido Fernando Argenta, responsable también del programa de RNE Clásicos Populares y autor de Siente la música y Feel the music, dos métodos para educación Primaria realizados junto a Javier Atance y publicados por Pearson.

El Conciertazo, cuyas emisiones podéis llevar al aula a través de la página web de RTVE, tenía como objetivo despertar el interés de los niños por los grandes clásicos, mediante el desarrollo de juegos, la colaboración de afamadas orquestas y divertidas representaciones teatrales y operísticas. Tal fue su éxito que en el año 2001 fue distinguido como mejor programa infantil por la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión de España.

Pero como decíamos al inicio, el panorama televisivo español se ha convertido desde entonces en un auténtico erial musical, por lo que no parece la mejor de las fórmulas para conseguir que los jóvenes se aficionen a la música clásica. Por fortuna, siempre tendremos a nuestra disposición la gran pantalla y las magníficas adaptaciones al cine de algunas de las óperas más famosas de todos los tiempos.  

Entre los mejores ejemplos figura La flauta mágica, un largometraje de Ingmar Bergman basado en la ópera del mismo nombre del gran Wolfgang Amadeus Mozart. El filme del cineasta sueco, estrenado en 1975, puede visionarse en su totalidad en YouTube. Otra alternativa no menos interesante es Carmen, la versión cinematográfica que rodó en 1984 Francesco Rosi de la popular ópera de Georges Bizet. En el siguiente enlace podéis disfrutar de un maravilloso fragmento de la cinta de algo más de 11 minutos.

El estadounidense Joseph Losey ha sido otro de los directores que ha llevado la inagotable obra de Mozart a las salas de cine. Lo hizo en 1979 con Don Giovanni (aquí podéis ver el trailer), la genial ópera que narraba la historia del mítico seductor español ideado por Tirso de Molina. Más recientemente, el francés Benoît Jacquot rodó una versión de Tosca, la popular obra musical de Giacomo Puccini. En el siguiente enlace podéis disfrutar del vídeo de presentación de la película, estrenada en 2001.

Por último, conviene no olvidarse de las películas que han repasado las biografías de los grandes compositores. Las hay realmente interesantes y bien hechas, como Amadeus, dirigida en 1984 por Miloš Forman. Como su propio nombre indica, este filme repasa con todo lujo de detalle (y algún que otro toque de ficción) la vida de Wolfgang Amadeus Mozart, así como la de su contemporáneo Antonio Salieri. A continuación el tráiler de la película, ideal para que los alumnos profundicen en la personalidad del mayor genio de la historia de la música.

Formas de acercarse a la música clásica: oír, ver y bailar

En semanas anteriores os hemos hablado de algunas de las muchas fórmulas educativas que tienen como objetivo despertar el amor de los alumnos por la música clásica. Hoy os proponemos nuevos métodos que apuntan en la misma dirección: desde ver y escuchar composiciones musicales destinadas al público infantil y juvenil, hasta bailarlas.

Conviene recordar que algunos de los más grandes músicos de la historia crearon temas dirigidos exclusivamente a los más pequeños, como Sergéi Prokófiev y su célebre sinfonía Pedro y el Lobo. En YouTube encontrarás un buen número de versiones de esta canción, incluidas las que vienen acompañadas de dibujos animados que recrean la divertida historia ideada por el genial compositor ruso.

Otro buen ejemplo es Bastián y Bastiana, una ópera que Wolfgang Amadeus Mozart compuso cuando apenas tenía 12 años y que rezuma calidad melódica, frescura y humor a partes iguales. En este caso también puedes acudir a YouTube para encontrar diferentes representaciones de la obra, siendo las más idóneas para despertar el interés de tus alumnos las protagonizadas por adolescentes, como esta adaptación en valenciano de Vicent Vila.

Al margen de las obras de los grandes compositores, siempre queda la alternativa de recurrir a las composiciones musicales de corte didáctico cuyo éxito haya sido capaz de superar el paso de las décadas. Tal vez el mejor ejemplo de ello sea la serie Piccolo, Saxo y compañía, que repasa la formación de una orquesta con las diferentes familias de instrumentos como principales protagonistas.

Si la vista y el oído son esenciales para que los chavales descubran a los grandes clásicos, igual de importante es el baile, tal vez la mejor forma de familiarizarse con la música. Conviene aprovechar la pasión de los más pequeños por danzar para animarles a moverlas caderas al ritmo de sonidos que vayan más allá del tecno, el pop o el rap.

Existen muchas composiciones de música clásica ideales para el baile. Un claro ejemplo lo encontramos en la ópera Carmen de Georges Bizet, concretamente en la pieza El amor es un pájaro rebelde,  también conocida como La habanera. Aunque para quemar energía, nada mejor que la parte final de la Sinfonía del Nuevo Mundo, de Antonín Dvořák. Si alguno de tus alumnos se resiste a bailar con esta melodía, será difícil que Shakira o David Guetta lo consigan.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.