Música y logopedia, una relación más estrecha de lo que parece

Esta semana nos ha llamado la atención el estudio realizado por María Esther Ruiz Palomo, profesora asociada del Área de Didáctica de la Expresión Musical de la Universidad de Burgos, que trata sobre cómo la música puede ayudar a rehabilitar disfunciones del habla y la voz.

En el artículo «Colaboración de la música con la logopedia escolar» publicado en la revista Música y Educación (Núm. 87 Año XXIV, 3 Octubre 2011), explica que en los últimos años y gracias a cambios en la legislación que incluyen el concepto de necesidades educativas especiales, se ha venido probando la relación que tienen el lenguaje musical y el hablado, así como que la colaboración entre ambos puede resultar fundamental en el tratamiento de ciertos problemas del habla.

Ruiz Palomo sostiene que «simplificando mucho ambos procesos podríamos decir que ambos parten del mismo grito y balbuceo y se basan en la escucha e imitación de los modelos propuestos hasta llegar, progresivamente, a la comprensión y utilización consciente de palabras o melodías y al aprendizaje de los códigos gráficos (lecto-escritura) y el estudio de las estructuras del lenguaje (gramática/teoría de la música)».

La profesora de la universidad de Burgos explica y compara dicho proceso de aprendizaje de ambos lenguajes y llega a la conclusión de que, efectivamente, «las causas funcionales más comunes de la dislalia y las causas principales de la disfonía funcional pueden ser abordadas desde la música, al menos en la forma indirecta de intervención, puesto que los aspectos motriz, auditivo, respiratorio, fonador y articulatorio se incluyen como parte importante de la intervención de ambos trastornos y son, a su vez, contenidos musicales».

En PEARSON creemos que el trabajo de personas como Esther afianza la educación musical y fortalece la necesidad de su presencia en las aulas. Todas las áreas de formación ayudan a la construcción de personas autónomas y preparadas para la vida adulta.

Ruiz Palomo, Esther Música y Educación. Núm. 87 Año XXIV, 3 Octubre 2011. Págs. 86-95.

El papel de la educación musical en la escuela

La semana pasada os propusimos un debate basado en la pregunta que se hacen Ana Lucía Frega y L. Alfonso Estrada sobre el papel de la educación musical en la escuela. Hoy os mostramos la respuesta de los propios autores a la pregunta:

“Si la música para el ser humano es muchas cosas, entonces la educación musical debería ser igualmente multidimensional, lo que significa que entonces la música sería susceptible de ser aprendida y enseñada de diferentes maneras, y consecuentemente debiera tenerse en cuenta que los diferentes aspectos de su naturaleza requieren también diferentes enfoques. [… ] Si asumimos que la música tiene diversas funciones en la sociedad, no deberíamos infravalorar unas músicas en favor de otras que nosotros consideráramos ‘mejores’”.

Los autores y especialistas en música afirman que un buen docente no puede sostener que, bajo su dirección, sus alumnos conocerán “la verdadera música”. Argumentan que, desde el punto de vista ético, la responsabilidad del docente es crear seres autónomos que aprendan a juzgar o discriminar por sí mismos y, para ello, el profesor debe mostrarle el mayor número de posibilidades. Frega y Estrada insisten en que lo contrario podría conducir a una mayor incomprensión entre seres humanos, como sucede con imposiciones de cualquier tipo.

En conclusión, los autores de esta discusión afirman que el docente debe ayudar a desarrollar individuos autónomos con conciencia musical crítica, propia; y, para ello, deberían tenerse en cuenta distintos enfoques.

Frega, Ana Lucía y Luis Alfonso Estrada. Música y Educación. Núm. 88 Año XXIV, 4 diciembre 2011. Págs. 94-101.

¿Estáis de acuerdo?

Debate: ¿Enseñamos música de forma adecuada?

Esta semana destacamos el artículo “Discursos filosóficos y dilemas cotidianos de la educación musical”, que la revista Música y Educación publicó en su número de diciembre de 2011.
 
Su autora es Ana Lucía Frega, doctora en Música, especialista en Pedagogía y Didáctica del Arte y miembro de número de la Academia Nacional de Educación de Argentina, que escribió dicho artículo junto con Luis Alfonso Estrada (México) para la I Conferencia Regional Panamericana sobre Educación Musical.
 
En él habla de la necesidad de considerar la reflexión filosófica y los saberes que alcanza la ciencia para cuestionar las prácticas docentes. Para quedarnos con una idea principal, destacaremos su puntualización sobre la importancia de tener en cuenta el conocimiento previo adquirido por el alumno en su entorno familiar o social sobre música.
 
Ana Lucía Frega plantea la siguiente pregunta: Si la música está tan entreverada en la vida del ser humano, ¿cuál es el papel de la educación musical? Si todos tenemos contacto con la música aun antes de nacer, ¿qué sentido tiene entonces enseñar música en la escuela? (pg. 97). 
 
¿Debe el profesor tener en cuenta la música que escuchan los alumnos fuera del aula? ¿Estamos enseñando la música adecuada en clase? ¿Hay un tipo de música adecuado? Esta semana nos encantaría contar con vuestra opinión al respecto y la semana que viene os contaremos lo que sostiene Ana Lucía Frega en su artículo.