Cinco apps navideñas para la clase de música

Apps MúsicaSi estás buscando ideas para trabajar la Navidad en el aula de música esta semana te proponemos una selección de apps navideñas que podrás llevar a clase. Las aplicaciones sirven tanto para smartphones como para tabletas y son dos para dispositivos Android y otras tantas para iOS (iPhone e iPad), así como una extra que sirve para ambos dispositivos, que los profesores de música pueden utilizar en esta última semana antes de Nochebuena.

A continuación puedes descubrir cinco apps navideñas para utilizar en el aula:

Sigue leyendo

La guitarra eléctrica supera al violín en las clases de música

487670973La guitarra eléctrica ha superado al violín en la clasificación de instrumentos musicales más populares que tocan actualmente los niños, según un informe sobre música publicado en Reino Unido.

Un 13% de los estudiantes de música que tienen entre 5 y 17 años de edad tocan la guitarra eléctrica, en comparación con un 12% que trabajan el violín.

El teclado es el instrumento más popular, practicado por el 30% de los 1.726 niños que han sido consultados por la Associated Board of the Royal Schools of Music (ABRSM).

Las cifras indican un auge de la música. Pues un 76% de los niños de 5 a 14 años consultados en el informe sabían tocar un instrumento en comparación con el 41% que lo hacía en 1999.

De modo que en comparación con 1999 se ha producido un aumento en el aprendizaje instrumental en todos los ámbitos, con un número creciente de niños tocando una variedad más amplia de instrumentos, pues algunos niños practican con dos o más, sugiere el informe.

En 1999 los datos eran muy diferentes. La flauta dulce era el instrumento más popular entre este grupo de edad, pues lo practicaba un 19%, mientras que sólo el 2% de los estudiantes tocaba el violín y apenas un 1% la guitarra eléctrica.

Entre los instrumentos musicales con los que más se practican en 2014, el teclado se sitúa a la cabeza, con un 30% de los estudiantes, les siguen el piano y la flauta dulce, con un 28%, seguidos por la guitarra clásica, con un 20%, y por la batería, con un 14%.

 Top Instrumentos 2014

  1. Teclado 30%
  2. Piano 28%
  3. Flauta Dulce 28%
  4. Guitarra clásica 14%
  5. Batería 14%
  6. Guitarra eléctrica 13%
  7. Violín 12%
  8. Percusión 6%
  9. Bajo 5%

Fuente ABRSM

Sorprendentemente, más de una quinta parte (21%) de los jóvenes músicos señalaron que habían aprendido a tocar un instrumento de forma autodidacta, sin seguir clases.

Un 40% destacó que practicaba sus instrumentos musicales con amigos; un 20% había realizado alguna audición; un 12% había escrito e interpretado sus propias canciones; y un 20% había creado música a través de smartphones o tablets.

22-music2Los investigadores también encontraron diferencias significativas de género, apreciando que hay más niños “que tienden a aprender instrumentos musicales pop que las niñas”. Por el contrario, “hay más niñas que practican con la flauta dulce, el violín y la flauta”, destacan los autores.

Sin embargo, los niños más pobres pueden estar perdiendo sus posibilidades de acceso a la educación musical. El informe también revela una división de clases sustancial, pues un 15% de los jóvenes de 5 a 17 años nunca tocó un instrumento.

Casi tres cuartas partes (74%) de los niños procedentes de entornos acomodados dijeron que tenían clases, de forma individual o en grupo, en comparación con el 55% de los procedentes de familia con menos recursos económicos.

Un 30% de los niños que nunca habían tenido lecciones señalaban como causa que eran demasiado caras, mientras que el 40% subrayaron que no tenían la oportunidad de aprender a tocar instrumentos musicales en la escuela.

De esta forma, los niños pertenecientes a grupos sociales con mayores recursos económicos también tenían el doble de probabilidades de hacer exámenes de música y de dominar los instrumentos de cuerda, metal, piano y viento.

La opinión de los profesores

Los profesores apuntaron en el estudio su preocupación porque las clases de música proporcionadas por las escuelas, no se tradujesen en que más niños tomaran clases individuales formales.

“Los proyectos de educación musical en las escuelas son gratuitos para los padres y organizados por la propia escuela. Al continuar, los padres tienen que pagar por esa formación musical y es uno de los factores que impiden la continuación”, señala un docente.

Otro profesor agregó: “Gran parte de mis estudiantes proceden de zonas socialmente desfavorecidas, y los padres no pueden permitirse el lujo de financiar clases particulares y tampoco pueden por sí mismos enseñar a tocar un instrumento a sus hijos, por lo que no pueden continuar con la formación.”

El informe pide fondos para combatir con mayor eficacia las dificultades para acceder a la educación musical que encuentran los alumnos desfavorecidos, solicitando una mayor colaboración entre los sectores público y privado.

Lincoln Abbott, director de desarrollo estratégico en ABRSM dijo que trabajaría con los legisladores para “para apoyar a los estudiantes procedentes de familias socialmente desfavorecidas y abordar los desequilibrios regionales”.

Los instrumentos olvidados

450745329Muchos de los instrumentos que habitualmente vemos en una orquesta han ido evolucionando siglo tras siglo hasta convertirse en lo que son hoy. Otros, sin embargo, se han adaptado bastante peor al paso de los años, hasta el punto de haber sido abandonados por los compositores y caído en el más triste de los olvidos.

No es que los artesanos de la Vieja Europa inventasen constantemente nuevos instrumentos y, por tanto, relegasen a otros al ostracismo. Más bien, lo que hacían era concentrarse en seguir desarrollando los ya heredados, buscando una sonoridad cada vez más similar y uniforme, acorde a la evolución de los gustos musicales.

Existen muchos ejemplos de instrumentos ignorados, como el caramillo medieval o el corno di bassetto, que en su día cedieron el testigo a un exitoso sucesor: el clarinete. Por eso, conviene mostrar a los alumnos estas piezas de anticuario, para que vean que la música ha sido una carrera de obstáculos en la que han intervenido muchos protagonistas. En este vídeo podrán observar cómo suena el caramillo, y en este otro, lo bien que el corno di bassetto acompaña al piano.

Otro ejemplo es la corneta, un instrumento de madera que fue muy popular en Europa durante varios siglos, pero que terminó despareciendo a finales del XVIII. Muchos conocemos este instrumento por las películas bélicas de la época napoleónica, aunque también hay vídeos que muestran el espectacular sonido de esta auténtica obra de arte, como éste de YouTube.

Por fortuna, también hay instrumentos que cayeron en el olvido pero que, más tarde, vivieron un nuevo renacer. Es el caso de las violas de gamba, en su momento relegadas por los violines, las violas y los violonchelos modernos. La nueva edad dorada de este objeto (cuya sonoridad es más suave que la del violonchelo porque usa cuerdas más finas y menos tensas), comenzó en la película Todas las mañanas del mundo, con música de MarinMarais. En este fragmento podéis ver en acción a la viola de gamba.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Instrumentos ‘made in’ el aula

musicHace algún tiempo os hablamos en Red Música Maestr@ de una iniciativa nacida en Paraguay que tenía como objetivo acercar la música a los jóvenes a través de instrumentos fabricados con desechos de la basura reciclados. En esta ocasión no vamos a recurrir a los desperdicios, aunque la esencia es la misma: que los alumnos aprendan a fabricar sencillos instrumentos a partir de los objetos que todos tenemos en casa.

Quienes hayan visitado alguna vez los Carnavales de Cádiz, Santa Cruz de Tenerife o Las Palmas seguramente sabrán lo que es un kazoo. Este peculiar instrumento (también llamado mirlitón, pito de chapa o turuta) emite un sencillo sonido a partir del soplido de una persona.

Aunque los kazoos suelen estar fabricados con metal, también es posible hacerlos con una cartulina (como en este vídeo) o con el tubo de un rollo de papel higiénico o de uno de cocina. El proceso es realmente sencillo: basta con situar un plástico en uno de los extremos del tubo, atarlo con una goma y soplar.

Y si en tu clase abundan los amantes de lo exótico, también podrás sorprenderles con unos bongos africanos fabricados a partir de un par de botes (pueden ser de diferentes tamaños y de diverso origen: café, pintura…).

Lo único que hay que hacer es poner un plástico o algún otro material elástico en los extremos descubiertos de los botes (al igual que hicimos con el kazoo) y unir ambos instrumentos con una cuerda. En este artículo (y su correspondiente explicación audiovisual) se detalla cómo fabricar una versión algo más elaborada de estos bongos.

Otra alternativa no menos peculiar para que tus alumnos se acerquen a la música es proponerles que fabriquen una flauta a partir de una zanahoria. A diferencia de las anteriores opciones, ésta requiere algo de habilidad, bastante destreza y, sobre todo, mucha paciencia.

En este vídeo se explica el procedimiento, que básicamente consiste en cortar los extremos de la zanahoria, vaciar su interior, hacer los agujeros que determinarán las distintas notas musicales y esculpir la boquilla. Después, bastará con soplar para palpar el sabor de la zanahoria… y de la música.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Educación musical: Cómo sujetar correctamente el violín

Fuente fotografía: Wikipedia

Hace varias semanas os hablamos en Red Música Maestro de los aspectos a valorar a la hora de elegir el instrumento más adecuado para cada alumno.

En ese artículo también os decíamos que, a priori, el violín no es la opción más sencilla, por la dificultad de los no iniciados en el ámbito musical para conseguir un sonido limpio y correcto.

Pese a todo, habrá profesores que se hayan encontrado con estudiantes deseosos de iniciarse en el arte del violín, y es precisamente a ellos a quien va destinado este artículo. Fundamentalmente, os explicaremos cómo sujetar el instrumento, uno de los aspectos esenciales para que suene bien al tocarlo.

En este vídeo tenéis un adelanto. En primer lugar, es conveniente que al alumno se sitúe frente a un espejo de cuerpo entero cuando practique en casa, porque ésa es la única forma de que observe si la posición del instrumento es la correcta mientras lo manipula. Deberá intentar que el arco quede centrado entre el final del mástil y el puente, manteniendo esa posición sin deslizarse mientras se toca.

Aquí tenéis otro ejemplo audiovisual de cómo hacerlo correctamente. Adoptar la posición adecuada lleva bastante tiempo y mucha práctica, por lo que deberás recomendar al alumno que se arme de paciencia. Finalmente, y si sigue tus indicaciones, terminará automatizando el hábito de colocar el arco correctamente. Resulta esencial que permanezca justo en el centro, excepto cuando tenga que aumentar el tono (para lo que deberá acercarlo al puente) o cuando quiera bajarlo (lo que exigirá acercarlo al mástil).

También es conveniente, a la hora de iniciarse en el violín, disponer de un atril. No es difícil encontrarlos en las tiendas de música y su precio tampoco es muy elevado (y si el padre del alumno es mañoso, puede fabricarle uno con madera). Suelen ser de un metal ligero, se desmontan fácilmente y son ajustables, tanto en ángulo como en altura.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Educación musical: Aprendiendo a sujetar la flauta

70-FlautaFacil_Cubiertas1La flauta es posiblemente el instrumento más utilizado por los profesores para que sus alumnos se familiaricen con la música. Habitualmente, les enseñan a tocar una serie de melodías muy sencillas, para que conozcan las diferentes notas musicales o aprendan a soplar correctamente, lo que les servirá a la hora de tocar cualquier otro instrumento de viento.

De igual modo, es muy importante la forma en la que los jóvenes colocan y sostienen el instrumento. Fundamentalmente porque si se acostumbran a adoptar una mala postura, difícilmente conseguirán tocar la flauta de una forma correcta y eficaz.

Lo recomendable es coger el instrumento con los brazos bien levantados, para facilitar una respiración profunda y tener un mejor acceso a las llaves. La cabeza también debe estar bien alta, mientras que el tronco y el cuello tendrán que estar derechos, para que el aire fluya sin obstáculos de los pulmones a los labios.

Para la educación musical de los alumnos también tenemos Flauta Fácil, el mejor método para apoyar el aprendizaje de flauta dulce, que mezcla canciones contemporáneas como bandas sonoras de películas como Star Wars, Titanic  o Sonrisas y Lágrimas, con fragmentos de obras de grandes compositores como Beethoven, Brahms o Verdi, entre muchos otros.

Y que además ahora incluye una flauta Yamaha de alta calidad, con un diseño ultramoderno, lavable y desmontable, que encantará a los pequeños músicos.

Además, en YouTube también hemos encontrado varios vídeos de carácter didáctico, en los que se explica minuciosamente la forma más apropiada de coger la flauta. Una joven música protagoniza uno de ellos, mientras que el otro es obra de Sito, un profesor que también ha colgado una pieza que pone el énfasis en la colocación de la mano derecha, que habitualmente es la que más dificultades presenta.

Lo ideal es colocar los dedos índice, corazón y anular de esta mano en las tres llaves situadas junto a la pieza inferior de la flauta, formando un ángulo de 90 grados. Estos dedos deben estar doblados, para que las yemas pulsen el centro de las llaves sin rozar el resto de la flauta, mientras que el pulgar quedará colocado debajo del índice y el meñique, en su llave correspondiente.

La mano izquierda también juega un papel esencial en este instrumento, ya que requiere la utilización del pulgar (al que corresponden dos llaves), el índice (que deberá estar doblado), el corazón (también doblado, pero un poco menos) y el anular (casi recto). Por su parte, el meñique debe llegar a su llave sin necesidad de estirarse.

Como vemos, tocar la flauta exige una fuerte sujeción del instrumento y tener desocupados tantos dedos como sea posible para que poder pulsar y soltar las llaves con la máxima eficacia. Lo mejor es realizar esta triple combinación de fuerzas: empujar la flauta hacia fuera con los dedos meñique y pulgar de la mano derecha, mientras se hace lo contrario con el dedo índice de la izquierda y se presiona la barbilla (apoyada contra la placa ovalada de la embocadura).

Esperamos que entre todos estos consejos y recursos docentes y el acompañamiento del mejor método para el aprendizaje de flauta dulce todo sea más fácil. Recordamos que Flauta Fácil consta de tres cuadernos de niveles progresivos que incluyen partituras adaptadas y secuenciadas al ritmo del aprendizaje del alumno (notas, fórmulas rítmicas y lenguaje musical), de canciones populares de distintos países, como os presentamos a principios de curso.

“Profesor, ¿qué instrumento elijo?”

22-music2Muchos docentes del mundo de la música se habrán encontrado alguna vez con la siguiente pregunta: “Profesor, ¿qué instrumento elijo? ¿Cuál es el más adecuado para mí?”. La respuesta, evidentemente, no resulta sencilla. Entre otras cosas, porque cada instrumento presenta una serie de atractivos, pero también unas dificultades.

La elección dependerá de los conocimientos previos del estudiante. En este sentido, algunos instrumentos resultan más gratificantes en el corto plazo que otros. Por ejemplo, tocar la tecla de un piano casi siempre deriva en un sonido relativamente hermoso, aunque los conocimientos del que toca sean mínimos.

Por el contrario, conseguir que un violín emita un sonido limpio y correcto, que no sea un simple ruido, resulta complejo incluso para los ya iniciados. Como consecuencia, es muy probable que un niño disfrute mucho más tocando piezas sencillas en un piano (o en un órgano) que en un violín.

Las razones de estas diferencias entre ambos instrumentos son variadas. En primer lugar, el violín es un instrumento menos polifónico que el piano y, por tanto, suena mejor en compañía de otros instrumentos que en solitario. También presenta ventajas, como la posibilidad de transportarlo y tocarlo en cualquier sitio.

Aparte de estos aspectos, hay que tener en cuenta otros criterios a la hora de recomendar un instrumento a un alumno. Evidentemente, el primero son sus gustos, ya que la motivación resulta esencial. No hay que descartar, por tanto, la elección personal del joven.

También hay que tener en cuenta el contexto: si en nuestra escuela tenemos grandes maestros del violín, lo lógico será recomendarle este instrumento. Y en el apartado puramente práctico, habrá que desaconsejarle el piano si en su casa no hay espacio para instalar uno o la guitarra eléctrica si sus padres no son proclives al ruido.

En internet hay numerosos sitios en los que se profundizan en estos y otros aspectos a la hora de saber escoger el instrumento más adecuado para cada alumno: desde explicaciones de especialistas en vídeos YouTube, hasta guías prácticas y artículos suficientemente detallados.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Los diez instrumentos musicales más extraños del mundo

Los órganos de mar, los instrumentos de hielo, la carretera que toca piezas de Rossini o la Orquesta Vegetal de Viena… Esta semana repasamos los instrumentos musicales más extraños del mundo para crear música recogidos en un artículo por The Guardian.

Instrumentos musicales más extraños del mundo:

1. The Great Stalacpipe Organ. Música celestial con estalactitas.

Leland W Sprinkle era un ingeniero electrónico que trabajaba en el Pentágono. Pasó tres años en busca de estalactitas que sonasen bien en Luray Caverns (Virginia, EE.UU.), y modificándolas de manera que sonasen en sintonía. El resultado es un órgano que permite tocar hasta 37 notas diferentes y que con la reverberación de la cueva producen un sonido etéreo como podéis comprobar en el siguiente vídeo: Sigue leyendo

Instrumentos de fabricación propia para transformar el mundo

Últimamente está dando vueltas por Internet un vídeo, de esos que se conocen como virales, en el que un grupo de adolescentes paraguayos demuestra sus dotes musicales a través de instrumentos reciclados, al más puro estilo Carlinhos Brown y sus niños de Candeal.

Se trata de la Orquesta Reciclada y parte de la iniciativa de Luis Szarán, un director de orquesta paraguayo que considera la música como una poderosa herramienta de transformación social. A partir de esta idea, Favio Hernán Chávez Morán, pupilo de Szarán, decidió que los niños del interior de Paraguay también tenían derecho a conocer las bondades de la música.

Como no había instrumentos para todos, Chávez Morán decidió buscar en la basura los materiales con los que elaborar los violines, flautas y chelos de su orquesta. Fue así como tenedores, cucharas, botones, latas de productos químicos, monedas, trozos de candados e incluso tuberías de agua se convirtieron en herramientas capaces de transformar los sentimientos de estos jóvenes sin demasiados recursos en armoniosas notas musicales.

La Orquesta Reciclada es hoy una exitosa iniciativa que ha hecho sonar sus Melodías de la Basura en diferentes países europeos. Tal y como explica Szarán, “la meta principal no es formar buenos músicos, sino buenos ciudadanos”, poniendo de moda la inteligencia. Y aunque puede que la música no sea capaz de cambiar de un día para otro la vida de los jóvenes más desfavorecidos, “sí les ayuda a que no caigan en la miseria”, como bien apunta Szarán.

Los profesores españoles interesados en importar esta iniciativa a las aulas de nuestro país, también pueden hacerlo. Por ejemplo, en esta web se explica cómo construir una guitarra a partir de una caja de cartón y varias gomas o unas maracas con una botella de plástico y un puñado de legumbres (también se aportan instrucciones para crear xilófonos, baterías e incluso panderetas). Tal y como indican en la página, permitir que los chavales construyan sus propios instrumentos no sólo les acerca a la música, sino que les ayuda a disfrutar mucho más de ella.

En esta otra web también se parte de materiales reutilizados, baratos y sencillos para la elaboración de hasta cuatro instrumentos distintos: maracas de alubias, globos sonoros, timbales con macetas y panderetas con chapas. Al tratarse de unos juguetes orientados a un público fundamentalmente infantil, junto a las instrucciones de fabricación se añaden unos útiles consejos de seguridad, aunque de todos es sabido que la música amansa a las fieras… además de transformar el mundo.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos  con divertidos recursos para el aula, como los que os mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Aprender a tocar un instrumento en Internet

Últimamente hemos oído mucho eso de «aprendió a tocar con vídeos de YouTube», como Xuso Jones, un joven artista español que ha saltado a la fama gracias a las redes sociales, y nos ha picado la curiosidad.

Para nuestra sorpresa, hay montones de tutoriales para aprender a tocar instrumentos que la gente cuelga sin ninguna intención de lucrarse, simplemente por el mero hecho de enseñar a otras personas que quieran aprender.

Esta tendencia está en alza, como bien apuntan en el blog del intef. Ellos nos cuentan que hay multitud de sitios web especializados en este tipo de enseñanza telemática, y que ofrecen desde clases de iniciación hasta magistrales para estudiantes avanzados. Estos sitios brindan enseñanza de calidad otorgada por profesionales, pero ¿y los vídeos de YouTube a los que nos referimos?

¿Os parece un buen método de aprendizaje? ¿Creéis que es adecuado? ¿Podría ser, incluso, un nuevo elemento a introducir en clase? Nos gustaría conocer vuestra opinión.

Artículo elaborado por Lys Mayor