La guitarra eléctrica supera al violín en las clases de música

487670973La guitarra eléctrica ha superado al violín en la clasificación de instrumentos musicales más populares que tocan actualmente los niños, según un informe sobre música publicado en Reino Unido.

Un 13% de los estudiantes de música que tienen entre 5 y 17 años de edad tocan la guitarra eléctrica, en comparación con un 12% que trabajan el violín.

El teclado es el instrumento más popular, practicado por el 30% de los 1.726 niños que han sido consultados por la Associated Board of the Royal Schools of Music (ABRSM).

Las cifras indican un auge de la música. Pues un 76% de los niños de 5 a 14 años consultados en el informe sabían tocar un instrumento en comparación con el 41% que lo hacía en 1999.

De modo que en comparación con 1999 se ha producido un aumento en el aprendizaje instrumental en todos los ámbitos, con un número creciente de niños tocando una variedad más amplia de instrumentos, pues algunos niños practican con dos o más, sugiere el informe.

En 1999 los datos eran muy diferentes. La flauta dulce era el instrumento más popular entre este grupo de edad, pues lo practicaba un 19%, mientras que sólo el 2% de los estudiantes tocaba el violín y apenas un 1% la guitarra eléctrica.

Entre los instrumentos musicales con los que más se practican en 2014, el teclado se sitúa a la cabeza, con un 30% de los estudiantes, les siguen el piano y la flauta dulce, con un 28%, seguidos por la guitarra clásica, con un 20%, y por la batería, con un 14%.

 Top Instrumentos 2014

  1. Teclado 30%
  2. Piano 28%
  3. Flauta Dulce 28%
  4. Guitarra clásica 14%
  5. Batería 14%
  6. Guitarra eléctrica 13%
  7. Violín 12%
  8. Percusión 6%
  9. Bajo 5%

Fuente ABRSM

Sorprendentemente, más de una quinta parte (21%) de los jóvenes músicos señalaron que habían aprendido a tocar un instrumento de forma autodidacta, sin seguir clases.

Un 40% destacó que practicaba sus instrumentos musicales con amigos; un 20% había realizado alguna audición; un 12% había escrito e interpretado sus propias canciones; y un 20% había creado música a través de smartphones o tablets.

22-music2Los investigadores también encontraron diferencias significativas de género, apreciando que hay más niños “que tienden a aprender instrumentos musicales pop que las niñas”. Por el contrario, “hay más niñas que practican con la flauta dulce, el violín y la flauta”, destacan los autores.

Sin embargo, los niños más pobres pueden estar perdiendo sus posibilidades de acceso a la educación musical. El informe también revela una división de clases sustancial, pues un 15% de los jóvenes de 5 a 17 años nunca tocó un instrumento.

Casi tres cuartas partes (74%) de los niños procedentes de entornos acomodados dijeron que tenían clases, de forma individual o en grupo, en comparación con el 55% de los procedentes de familia con menos recursos económicos.

Un 30% de los niños que nunca habían tenido lecciones señalaban como causa que eran demasiado caras, mientras que el 40% subrayaron que no tenían la oportunidad de aprender a tocar instrumentos musicales en la escuela.

De esta forma, los niños pertenecientes a grupos sociales con mayores recursos económicos también tenían el doble de probabilidades de hacer exámenes de música y de dominar los instrumentos de cuerda, metal, piano y viento.

La opinión de los profesores

Los profesores apuntaron en el estudio su preocupación porque las clases de música proporcionadas por las escuelas, no se tradujesen en que más niños tomaran clases individuales formales.

“Los proyectos de educación musical en las escuelas son gratuitos para los padres y organizados por la propia escuela. Al continuar, los padres tienen que pagar por esa formación musical y es uno de los factores que impiden la continuación”, señala un docente.

Otro profesor agregó: “Gran parte de mis estudiantes proceden de zonas socialmente desfavorecidas, y los padres no pueden permitirse el lujo de financiar clases particulares y tampoco pueden por sí mismos enseñar a tocar un instrumento a sus hijos, por lo que no pueden continuar con la formación.”

El informe pide fondos para combatir con mayor eficacia las dificultades para acceder a la educación musical que encuentran los alumnos desfavorecidos, solicitando una mayor colaboración entre los sectores público y privado.

Lincoln Abbott, director de desarrollo estratégico en ABRSM dijo que trabajaría con los legisladores para “para apoyar a los estudiantes procedentes de familias socialmente desfavorecidas y abordar los desequilibrios regionales”.