Si estudias música, te identificarás con estas ocho situaciones

Si eres estudiante o profesor de música, te sentirás identificado con la mayoría de las situaciones que exponemos a continuación porque en algún momento de tu trayectoria como alumno o docente estamos seguros de que habrás vivido gran parte de ellas.

1.- Este punto se puede extrapolar a cualquier ámbito educativo, ya que durante el curso estudiar o practicar durante un par de horas diarias con tu instrumento es muchísimo. Algo que cambia con el estrés por la llegada de los exámenes. En ese momento estudias y practicas durante todo el día. Si es necesario, renuncias a horas de dormir y comer.

2.- Aquellos que estudian instrumentos de viento o percusión o batería siempre han sido objeto de la ira de sus familias o vecinos. ¿Cuántas veces te han pedido si te puedes ir a practicar a otro lugar?

3.- Odiamos a aquellos que se nutren solo de su talento a la hora de aprender música. Cuando preguntas dónde estudió a alguien que toca música muy bien y te responde que aprendió solo, esa respuesta solo puede generar envidia si es recibida por los oídos del que solo puede mejorar a base de horas y esfuerzo en clases y escuelas.

4.- Cuando el instrumento musical que estás aprendiendo a tocar es muy grande, si no tienes coche propio te habrá ocurrido continuamente que la gente se molesta porque estorbas en el pasillo, los empujas u ocupas mucho espacio en el transporte público.

5.- Seguro que en las clases teóricas te has dormido más de una vez, pero también lo es que nunca has dado una cabezada cuando te tocaba clase de instrumento.

“Estudiar música no es un hobby, es una carrera”

6.- Sí. Todo el mundo te lo pregunta y tendrás que responder una y mil veces más. “La música no es un hobby”. Has tenido que convencer a todos de que la carrera musical está reconocida, es absorbente, larga y difícil, pero también muy hermosa.

7.- Si eres capaz de reproducir delante de tus amigos la música de una película, una serie o un videojuego que todos conocen, te ganarás su total admiración. Pero si tocas una piezas clásica y mucho más difícil técnicamente, pero que desconocen, lo más probable es que hayan desconectado porque aburrimiento.

8.- Tocar un instrumento no es como montar en bicicleta, que no se olvida. En este caso habrás comprobado en tu propia piel que pese a que te esfuerces durante meses y años en mejorar y seguir aprendiendo, si abandonas tu tarea apenas unos días o semanas, todo tu esfuerzo se irá al garete.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y cada semana recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

También te podrían interesar estos artículos relacionados:

– ¿Qué piezas de Bach, Stravinsky, Mozart y Beethoven viajaron al espacio a bordo de las Voyager?

– La increíble historia de Kwasi Enin y su amor por la música

– ¿Deberían los estudiantes elegir qué aprender?

– Cuatro películas para trabajar la música clásica en clase

– Atrévete a usar el humor como herramienta de enseñanza

– Seis sinfonías para disfrutar de la música clásica

– Ideas para aprender con piezas LEGO en el aula de música

Deja un comentario