¿El aprendizaje activo puede distraer a los estudiantes de sus objetivos de aprendizaje?

La motivación es uno de los factores más importantes en el proceso de aprendizaje y que más dolores de cabeza trae a los docentes, que a menudo se enfrentan a un mar de caras distraídas y desmotivadas en el aula, como señala en una reflexión sobre el aprendizaje activo publicada en la web educativa Faculty Focus la profesora Adriana Lagier.

Como se hace en muchas clases de música, esta docente opta por técnicas pedagógicas de aprendizaje activo en las que el docente diseña actividades de aprendizaje donde los estudiantes tienen un papel mucho más participativo que en la clase tradicional con el objetivo de motivarles. No obstante, aunque defiende este recurso docente, también reflexiona sobre su efectividad cuando no se realiza correctamente.

“Si soy honesta, el aprendizaje activo también tiene el beneficio adicional de distraer a los estudiantes de la monotonía de mi voz. Sin embargo, en los últimos años he empezado a preguntarme si lo he llevado demasiado lejos. ¿Simplemente estoy utilizando el aprendizaje activo como una forma de mantener activos a los estudiantes aburridos?”, se pregunta en su artículo Adriana Lagier, profesora asociada de Biología en Grand View University, en el estado de Iowa (EE.UU.).

La profesora cuenta su experiencia al crear un conjunto de actividades de aprendizaje kinestésico a través del tacto desarrolladas para capturar a aquellos de sus alumnos que aprenden mejor con la experimentación y que sienten el aprendizaje como algo participativo más allá de los aprendizajes visual o auditivo. “Estas actividades van desde el uso de globos para trabajar sobre por qué las células son pequeñas hasta jugar con tubos de PVC para sentir la rigidez de un microtúbulo”, explica.

Captar la atención del alumno para mejorar su aprendizaje

Durante un tiempo ha estado utilizando estas fórmulas de enseñanza con la seguridad de que captaría la atención de sus alumnos y estos mejorarían así su aprendizaje. Pero advierte que ha notado una tendencia “curiosa y alarmante”. Y es que cuando implementa sus actividades kinestésicas, hay un número mayor de estudiantes que falla en la pregunta de sus exámenes que corresponde a esa lección.

“Esto me llevó a hacerme la siguiente pregunta: en mi intento por captar y motivar a los alumnos, ¿los distraigo del aprendizaje?”, reflexiona Lagier. La docente explica cómo siente que al usar el aprendizaje activo alinea sus actividades de enseñanza con los objetivos de aprendizaje y que así consigue involucrar a estudiantes desmotivados, pero a su vez duda sobre si al mismo tiempo está distrayéndoles de aprender el contenido.

De modo que, basándose en su experiencia, lanza una reflexión sobre este tipo de recursos docentes y se recuerda a sí misma continuamente que involucrar a los estudiantes no siempre significa que esté consiguiendo que aprendan el contenido adecuadamente, ya que en su intento de hacer una clase agradable e incluso divertida, puede estar sacrificando la atención y el aprendizaje de los estudiantes.

También te podrían interesar estos artículos relacionados:

– Ideas para crear un aula interactiva

– ¿Qué debes tener en cuenta al enseñar música?

– Un líder es como un director de orquesta

Un pensamiento en “¿El aprendizaje activo puede distraer a los estudiantes de sus objetivos de aprendizaje?

Deja un comentario