¿Deberían los estudiantes elegir qué aprender?

La mayor parte del material educativo que los alumnos deben aprender en un curso no puede ser elegido por ellos porque, en la mayoría de materias incluida la música, no saben qué necesitan aprender. Pero esto es no una razón para no permitir que un estudiante pueda elegir qué aprender y tener poder de decisión sobre el contenido.

Elegir qué contenido aprender fomentaría alumnos menos dependientes. Los estudiantes maduros deciden qué aprender cuando descubren que hay algo que necesitan saber o algo sobre lo que necesitan saber más. A veces la curiosidad conduce al contenido, ya sea porque hay una pregunta que no pueden responder o una idea que no entienden.

Elegir qué aprender también implica habilidad. Deben saber hacerse las preguntas adecuadas e identificar correctamente el contenido para sus respuestas. Muchos estudiantes carecen de la habilidad para hacer esto. Encuentran temas que son demasiado amplios o se embarcan en proyectos que que no pueden completar en fecha.

Pero la toma de decisiones inteligentes es una habilidad que se desarrolla con la práctica. Cuantas más decisiones se toman, más fácil es hacerlo bien. Y con la práctica viene la confianza. Tomar decisiones sobre qué aprender mueve a los estudiantes hacia una toma de decisiones razonada en sustitución de la imposición.

Asimismo, la opción de elegir tiene el potencial de motivar. Elegir significa controlar una parte del proceso de aprendizaje y se convierte en una oportunidad de seguir algo con mayor interés o, como mínimo, de evitar el aburrimiento. Tomar la decisión sobre qué aprender anima a los estudiantes a aceptar más la responsabilidad del aprendizaje.

¿Y qué pasa cuando no se elige bien?

Este dilema tiene dos soluciones posibles. Dejar que los estudiantes tomen decisiones sobre el aprendizaje donde las consecuencias no sean tan graves, como temas cortos o proyectos grupales en clase. Y por otro lado entender que una mala elección es una oportunidad para aprender. Los estudiantes aprenderán de sus errores.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y cada semana recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

También te podrían interesar estos artículos relacionados:

– Cuatro películas para trabajar la música clásica en clase

– Cinco recursos docentes para trabajar los villancicos en clase esta Navidad

– Atrévete a usar el humor como herramienta de enseñanza

– Seis sinfonías para disfrutar de la música clásica

– Ideas para aprender con piezas LEGO en el aula de música

– Métodos y técnicas pedagógicas para motivar a los estudiantes

Deja un comentario