Siete cosas que deberías saber antes de tu primer curso como docente

Los profesores que se estrenan en el aula se sentirán inmersos en fases repletas de motivación, de alegría, de adrenalina, de clases, reuniones y nuevas relaciones. Pero cualquier profesor con experiencia que mire hacia atrás también recordará momentos de pérdida y confusión. Hoy, aprovechando la experiencia de otros docentes, repasamos algunas cosas que deberías conocer antes de tu primer curso como profesor.

1. Priorizar y después priorizar otra vez.

No puedes hacerlo todo. No debes salvar a todos. No intentes cambiar el mundo, tu escuela, tu departamento e incluso (la totalidad) de tu aula en un año y tú solo.

2. El aula no es tu propio salón de clases.

Tu nombre en la entrada, los estudiantes que van a tu aula, tu nombre en los turnos de profesores… te pueden llevar a creer que trabajas en un aula que de algún modo te pertenece. Pero realmente el aula en el que impartes tus clases, al final del día es un lugar donde tu trabajo consiste en implementar las políticas de enseñanza de la mejor manera posible. Y esto no significa que no puedas, o no esperes, hacer todo lo posible para proporcionar una experiencia de aprendizaje única y novedosa a tus alumnos, pero esa búsqueda debe estar alineada con la del propio centro.

3. Los estudiantes no siempre recordarán el contenido, pero muchos nunca olvidarán cómo los hizo sentir.

Un día serás la cara borrosa en la memoria de un adulto. Es probable que no recuerden cómo un poeta usó el simbolismo en un poema, pero nunca olvidarán cómo los hizo sentir sobre sí mismos.

4. Mantén buena relación con conserjes, secretarías y resto de personal de la escuela.

Los necesitarás.

5. Trabajar largas jornadas no es sostenible.

Seguramente repitas la imagen de todos los maestros que cargan con documentos y montones de exámenes por corregir a todas partes, pero no por eso tienes que hacerlo. No por trabajar jornadas interminables serás mejor profesor.

6. Ayuda a otros maestros.

Porque los vas a necesitar. La relación con tus colegas de profesión es la que te mantendrá cuando estés perdido o confundido. Si te concentras sólo en el plan de estudios, tus clases y los propios estudiantes, descuidarás esta parte. Si quieres ir rápido, hazlo solo. Si quieres ir lejos, hazlo en grupo.

7. Conectar emocionalmente con los estudiantes es muy importante.

Las relaciones funcionan por ser auténticos con los estudiantes y ayudarlos a sentirse entendidos.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y cada semana recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

También te podrían interesar estos artículos relacionados:

– Métodos y técnicas pedagógicas para motivar a los estudiantes

– Ideas para aplicar la música experimental en el aula de música

– Cinco consejos para crear un ambiente propicio para la creatividad

– Cinco razones para padres que defienden la educación musical para sus hijos

Deja un comentario