Siete consejos de estudio respaldados por la ciencia

Quién no ha pasado interminables horas sentado en el mismo lugar enfrentándose al mismo material de estudio mientras intenta desesperadamente aprenderlo de memoria. De hecho, estudiar siempre en la misma habitación, estudiar un solo tema durante largos períodos de tiempo y otros consejos de estudio frecuentemente compartidos se han demostrado inútiles.

De modo que si los métodos de estudio más practicados y conocidos no son los que funcionan; en lugar de recurrir a tediosos métodos de estudio, a esa décima taza de café o al azar, si alguna vez tuviste la suerte de aprobar después de estudiar toda una noche o de dejarlo todo para el último momento, te proponemos unos cuantos métodos de estudio respaldados por la ciencia.

Consejos de estudio que se ha demostrado que funcionan:

Haz ejercicio

Los estudios han demostrado que hacer poco de ejercicio durante la semana puede ayudarte a mejorar tu memoria. Trata de hacer algo de cardio ligero, montar en bicicleta en lugar de conducir o tomar transporte público si puedes. Mientras estudias, toma descansos cortos para caminar o dar unos saltos que mantendrán tu mente alerta y el bombeo de sangre.

Toma tu tiempo

En lugar de estudiar todo en una única sesión larga, divide tu estudio en sesiones más pequeñas durante un período de tiempo más largo. Nunca confíes todo a la noche anterior. A veces es difícil planificar tu tiempo de estudio con mucha anticipación a una prueba o examen, pero es muy útil.

Sigue moviéndote

No estudies siempre en el mismo lugar. La ciencia sugiere que cambiar las ubicaciones de estudio a menudo es una gran manera de mejorar la retención.

Enseñar es una forma de aprender

En lugar de estudiar sólo para retener información, trata de estudiar con la intención de compartir ese material con otra persona. Al enseñar a alguien lo que has aprendido, realmente estás ayudando a afianzarlo en tu memoria.

Cambia de tema

Estudiar un solo tema durante largos períodos de tiempo no sólo es tedioso, sino que tampoco ayuda a largo plazo. En su lugar, alterna entre diferentes temas durante tu tiempo de estudio. Pasa 20-30 minutos con cada cosa, y toma pequeños descansos entre ellos.

Haz una pausa tecnológica

Apaga tu portátil y estudia sobre papel en su lugar. Los dispositivos pueden causar tensión en nuestros ojos y hacer que nos cansemos más rápidamente mientras estudiamos. También se ha demostrado que ralentizan nuestra velocidad de lectura.

Descansa bien

La falta de sueño puede tener efectos perjudiciales en la memoria, la retención de información y su procesamiento. Además, puede tardar días en recuperarte por completo después de no dormir una noche.

Deja un comentario