Cuatro pasos para crear un aula de aprendizaje basada en proyectos

Atrás quedaron los días en que se esperaba que los estudiantes se sentaran pasivamente en los escritorios mientras los profesores daban conferencias interminables, esperando que los niños absorbieran la información que les proporcionaban. En el entorno educativo actual, se espera que los estudiantes colaboren, piensen críticamente y trabajen juntos para desarrollar proyectos innovadores y encontrar respuestas a preguntas complejas.

Para apoyar esta misión, muchas escuelas han comenzado a participar en una práctica conocida como Aprendizaje Basado en Proyectos (PBL en sus siglas en inglés). Esto permite a los profesores exponer a los estudiantes a una amplia variedad de habilidades del siglo XXI, y permite a los estudiantes interactuar con el plan de estudios de una manera que sea atractiva, auténtica y divertida.

Cambiar de las formas tradicionales de enseñanza al aprendizaje basado en proyectos puede ser un reto porque este último requiere mucho trabajo de preparación por parte del maestro. Pero los beneficios que trae en cuanto al compromiso y los logros de los estudiantes hacen que merezca la pena. Compartimos cuatro pasos para ayudarte a crear un aula de aprendizaje basada en proyectos.

Pasos para crear un aula de aprendizaje basada en proyectos

  1. Comienza por el final

Al planear un proyecto, comiénzalo con el objetivo final en mente. ¿Qué contenido quieres que los estudiantes comprendan al final del proyecto? ¿Qué habilidades esperas que ganen? ¿Cómo se presentará esa información a los estudiantes? ¿Cuál será el producto final de su proyecto para mostrar lo que los estudiantes han aprendido?

La planificación del aprendizaje basado en proyectos requiere tiempo. Encontrar nuevos métodos para presentar información y mostrar el aprendizaje de los estudiantes puede ser un desafío. Por suerte, hay muchos recursos disponibles para que los maestros de escuela primaria, media y secundaria piensen en lo que sus estudiantes pueden lograr.

  1. Ayuda a los estudiantes a desarrollar sus preguntas

Ten en cuenta que en el aprendizaje basado en proyectos los maestros están allí para facilitar el aprendizaje y guiar a sus estudiantes hacia las respuestas a sus preguntas, no para responder a la pregunta ellos mismos. Empieza entonces generando preguntas. Averigüa lo que los estudiantes piensan que saben sobre un tema. Incluso si lo que los estudiantes piensan que saben es inexacto, resiste el impulso de corregirlos. Permite que descubran sus errores por sí mismos.

Registra también todas las preguntas sobre qué quieren saber los estudiantes. Una vez que los estudiantes tienen preguntas que quieren responder, piensa en ideas para contenidos. Por ejemplo, ir de excursión más allá de los museos y exposiciones tradicionales. Si su clase está estudiando el cuerpo humano, visite un hospital, o si están estudiando economía, visite un negocio local. Invita también a expertos a compartir lo que saben. Pida a padres, amigos, o miembros de la comunidad local que compartan sus conocimientos.

  1. Ayuda a tus estudiantes a mostrarse como expertos

Los estudiantes deben elegir un tema del proyecto en el que están más interesados y recoger toda la información que pueda sobre ese tema para compartirlo con el resto de la clase. Por ejemplo, si su clase está estudiando geografía, un estudiante puede optar por centrarse en el río Nilo y preguntarse: ¿Cuál es su significado? ¿Qué impacto tiene en la comunidad que lo rodea? ¿Qué oportunidades recreativas y económicas existen como resultado de su existencia? ¿O cómo se formó?

Las preguntas pueden ser tan específicas como permita el profesor. Los estudiantes descubrirán que no todas sus preguntas tendrán respuestas. Tendrán que explorar una variedad de recursos para presentar la información, pensar de forma crítica y resolver problemas, flexibilidad, adaptabilidad, productividad y responsabilidad.

  1. Ayudar a los estudiantes a presentar en público

Durante esta etapa final, los estudiantes deberán organizar toda la información que han reunido para compartirla con el resto. Tendrán la oportunidad de utilizar todas las habilidades, creatividad y recursos de comunicación aprendidos. Los estudiantes criticarán el trabajo de cada uno para asegurarse de que están haciéndolo lo mejor posible.

Sorprenderá lo bien que los estudiantes se desempeñan cuando están involucrados en un tema y se responsabilizan por su aprendizaje. El aprendizaje basado en proyectos es una manera divertida para que los maestros atraigan el interés de los estudiantes. Se puede implementar en cualquier nivel de aprendizaje, y se basa en los estándares de contenido y habilidades del siglo XXI. Permite integrar temas en las áreas de contenido y promueve la colaboración entre estudiantes y profesores, animándoles a ser creativos, e innovadores.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y cada semana recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

También te podrían interesar estos artículos relacionados:

– Métodos y técnicas pedagógicas para motivar a los estudiantes

– La educación musical como motor de la creatividad

– Diez cosas que las mejores escuelas deberían ser

– Tres inspiradoras charlas TED para profesores de música

– Ideas para aplicar la música experimental en el aula de música

Deja un comentario