Cómo introducir la percusión corporal al aula de música

RockPara enseñar música, además de impartir teoría, hay que levantar a los estudiantes de la silla. Una conexión más efectiva de los contenidos teóricos y prácticos es la única forma de impartir una educación musical completa. Con ese propósito, esta semana invitamos a probar la percusión corporal en el aula mediante diferentes ejercicios.

La percusión corporal en la enseñanza musical favorece además el desarrollo de las inteligencias múltiples y es beneficiosa para el trabajo con estudiantes que presentan dificultades especiales, como nos recuerda en su blog Adriana Cristina García, profesora de lenguaje musical y coordinadora TIC en el Conservatorio Profesional de Música de Gijón. Entre otras cosas, en los juegos de percusión corporal se trabaja la lateralidad, la memoria, la concentración, la atención, la comprensión de elementos rítmicos y formales o el desarrollo de habilidades sociales y lingüísticas, etc.; pues los alumnos interactúan con sus compañeros gracias a ejercicios de percusión corporal en grupo o por parejas.

El profesor Javier Romero Naranjo, en su libro “Didáctica de la percusión corporal. Fundamentación teórico-práctica, volumen 1”, también destaca lo siguiente: “Hemos dado más importancia al instrumento que está fuera del cuerpo y lo que hacemos con él, que al instrumento que llevamos siempre con nosotros y al que, a lo largo de la historia, multitud de tribus y culturas musicales siempre han recurrido. El cuerpo, como forma de expresión musical, de expresión de las emociones y de su transmisión, está siempre presente y debemos reivindicarlo como el eje que articula todo un discurso musical”.

A continuación compartimos tres vídeos del doctor Javier Romero Naranjo explicando cómo percutir el ritmo de samba, el ritmo de rock y el ritmo de funky. No olvidar que hay que trabajar con los alumnos esos ritmos percutidos de forma guiada.

Comenzamos con el ejercicio de Samba, que podéis ver aquí.

Samba

Seguimos con el ejercicio de Rock, que podéis ver aquí:

Rock

Y finalizamos con el ejercicio de Funky, que podéis ver aquí:

Funky

La percusión corporal se puede combinar además con el canto. Mostramos a continuación un ejemplo profesional, pero que puede dar una idea de la cantidad de diversión que puede aportar llevar la percusión corporal a la clase de música.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y, como cada semana, recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

También te podrían interesar estos artículos relacionados:

– Cómo la educación artística ayuda a los niños en su proceso de aprendizaje

– Cinco maneras de introducir más creatividad en el aula

– Ideas para aplicar la música experimental en el aula de música

– La educación musical como motor de la creatividad

– Diez cosas que las mejores escuelas deberían ser

– Tres inspiradoras charlas TED para profesores de música

– Infografía: Beneficios de la educación musical

– Choir! Choir! Choir! o cómo cantar junto a miles de personas

Deja un comentario