La música como herramienta de acción social

La música como herramienta de acción socialDesde Red Música Maestr@ ya os hemos hablado en anteriores ocasiones del enorme potencial de la música para transformar la vida de los más desfavorecidos. Por ejemplo, cuando os contamos la historia de una orquesta de Paraguay formada por un grupo de adolescentes que mostraba sus dotes musicales con instrumentos fabricados a partir de los objetos que tiramos a la basura. Hoy os presentamos una iniciativa similar: el proyecto Tocar y Luchar, de la fundación Acción Social por la Música.

Esta institución decidió traer a España hace un par de años un pionero método pedagógico creado en 1975 por el director de orquesta, economista y activista venezolano José Antonio Abreu, premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2008. Su Sistema de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela (conocido como ‘El Sistema’ a secas) tiene presencia en más de 25 países de todo el mundo y trabaja por la capacitación, prevención y recuperación de los menores en riesgo de exclusión social a través de la práctica colectiva de la música.

De momento, Acción Social por la Música ya ha conseguido implantar las enseñanzas de Abreu en varios colegios madrileños y uno zaragozano, formando tres orquestas y dos coros. Esto ha permitido que más de un centenar de niños españoles con escasos recursos hayan podido subirse a un escenario y actuar ante decenas de personas, con los numerosos beneficios que algo así implica en aspectos como la inclusión y la pertenencia o el aumento de la autoestima.

Aunque el objetivo del proyecto es fundamentalmente social, también se cultiva, y mucho, la parte artística. En primer lugar, porque se ponen los instrumentos musicales al alcance de unos niños que, de otro modo, tal vez jamás podrían adentrarse en el maravilloso mundo de la música. Para ello, Acción Social por la Música dispone de un banco de donación de instrumentos con el que cualquiera puede colaborar. Además, tal y como se explica en la web de la fundación, “sólo podremos tener éxito si alcanzamos la máxima calidad musical”.

El segundo cometido de la iniciativa es dar a luz orquestas juveniles e infantiles, capaces de celebrar conciertos con los que seguir financiando la iniciativa (la otra vía para obtener ingresos son los donativos de empresas y particulares). En este sentido, la fundación se ocupa desde el año pasado del Aula Social del Teatro Real, en colaboración con otras organizaciones que trabajan con niños de diferentes edades y problemas (autismo, cáncer, síndrome de Down, discapacidades físicas, víctimas de violencia…).

musicoterapiaEste Aula Social se está convirtiendo en el germen de una emotiva orquesta que incluye un ‘coro de manos blancas’, formado por niños que hacen música con el lenguaje de signos o con coreografías que representan lo que sus compañeros están cantando. Además, los jóvenes que, por distintos motivos, aún no han podido incorporarse a la disciplina grupal son tratados con la musicoterapia, de cuyas ventajas también os hemos hablado ya en este blog.

Al final, Tocar y Luchar no es más que otro ejemplo de la fortaleza de la música para cambiar la vida de las personas y ofrecer una nueva oportunidad a quienes no lo han tenido fácil. Porque  la enseñanza musical no sólo trabaja la parte creativa de los chavales, sino también su capacidad para trabajar en grupo, de colaborar en lugar de destacar, de alcanzar unos valores que les ayuden a disfrutar de un futuro mucho más esperanzador que su pasado.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y, como cada semana, recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los jóvenes.

Un pensamiento en “La música como herramienta de acción social

  1. Pingback: Pedagogía musical: seis métodos para aprender música

Deja un comentario