Diez sinfonías que te harán amar la música clásica

sinfoníasLas obras sinfónicas figuran entre los mayores legados que nos han dejado algunos de los mejores compositores de la historia de la música clásica, como Mozart, Beethoven, Tchaikovski o Prokofiev. Su origen se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII y su autoría suele otorgarse a Franz Josep Haydn, quien habría ideado este tipo de composición musical a partir de la obertura italiana de ópera. A lo largo de toda su vida compuso más de 100.

Aunque han evolucionado mucho con el paso del tiempo, las sinfonías son creaciones para orquesta (originalmente bastaba con algo más de 20 instrumentos, hoy pueden llegar a ser centenares) que se dividen en varios movimientos (inicialmente cuatro, aunque ahora las hay de tres). También ha variado la ubicación de la sala de máquinas de las sinfonías: los primeros compositores procedían del centro de Europa, pero a partir del siglo XX el centro de gravedad se trasladó a los países escandinavos, la antigua URSS y el continente americano.

Aunque el siglo XIX vio pasar a los grandes nombres de la historia sinfónica, fue a comienzos del XX cuando se registró el mayor nivel de producción de este estilo musical. Un sinfín de nombres se sumó a la creación de sinfonías, tanto en Europa como en América, hasta que los gustos (y los presupuestos disponibles) relegaron este tipo de composiciones a un segundo plano. No obstante, todavía existen grandes exponentes de la sinfonía, como Philip Glass, Leif Segerstam, Maxwell Davies, Per Norgard o David Matthews.

Aunque elaborar una selección de sinfonías corre el riesgo de dejarse fuera algunas de las mejores producciones de la historia, a continuación os mostramos 10 ejemplos que despertarán aún más el interés de vuestros alumnos por la música clásica.

Comenzando por Mozart y su sinfonía 41ª(Júpiter), toda una obra maestra, como el resto de las seis últimas que compuso el genio salzburgués. Tampoco puede faltar en cualquier ranking que se precie Beethoven, cuyas nueve sinfonías ya forman parte de la historia de la música. Nosotros hemos elegido la Quinta.

La obra del compositor alemán se vio continuada por la de Brahms, de cuyas cuatro sinfonías suele destacarse la Primera (conocida como la Décima de Beethoven). Otras creaciones sinfónicas especialmente recordadas son la Nº 9 (la Grande) de Franz Schubert y también la novena (del Nuevo Mundo) de Antonin Dvorak. En cuanto a la representación soviética en esta clasificación, no podemos olvidarnos de Tchaikovsky y su sinfonía número 6 (Patética), Prokofiev y su Nº 1 (Clásica) y la Décima de Shostakovich.

sinfonías pianoPodríamos incluir otros muchos nombres en este listado, como los de Haydn, Schumann, Bruckner, Glass, Scherber, Sibelius o Mendelssohn. En cualquier caso, completaremos estos 10 platos fuertes con los que adentrarnos en el mundo de las grandes sinfonías de la historia con la Nº 5 de Gustav Mahler (aunque hay quien prefiere la Primera o el primer movimiento de la Décima y última, que quedó inconclusa) y con la Sinfonía Fantástica de Hector Berlioz, nombre oficioso de la obra compuesta en 1830 por el francés bajo la numeración de op. 14.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y, como cada semana, recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

2 pensamientos en “Diez sinfonías que te harán amar la música clásica

  1. Pingback: Las diez orquestas sinfónicas más prestigiosas del mundo

  2. Como profesor y melómano, trato de crear afición. Sobre las sinfonías propuestas, teniendo en cuenta que en una clase el tiempo hay que dosificarlo y no pueden oírse completas, me quedo con los tópicos y sus movimientos más conocidos, normalmente el primero, por lo que primaría entre las diez La Incompleta (Schubert), La Italiana (Mendelssohn), La Cuarenta (Mozart) y la tercera de Brahms (mov.3º), sin ninguna objeción a las propuestas por ustedes.
    Saludos.

Deja un comentario