La música, una ayuda para aprender mejor

músicaCuantas más investigaciones interesadas en analizar la vinculación entre música y conocimiento se publican, más evidente resulta que los niños que escuchan canciones y aprenden a tocar instrumentos están más preparados para el aprendizaje que los que no lo hacen. Así lo certifican numerosos estudios científicos, de los que hoy nos hacemos eco.

Por ejemplo, la web TheGlobe and Mail ha repasado los seis principales efectos que la música tiene sobre el conocimiento. El primero es una evidente mejora de las habilidades motoras, lo que incluye la potenciación de ciertas funciones cerebrales como la memoria o el razonamiento abstracto. Incide en esta idea una investigación realizada por la organización PlosOne, que observó que los niños que contaban con una formación musical superior a tres años tenían una mayor capacidad de razonamiento y un vocabulario más amplio que sus compañeros no instruidos en música.

Haciéndose eco de distintos estudios, esta web también destaca la importancia de la música en habilidades como las matemáticas o la comprensión del lenguaje. Además, su listado de beneficios incluye un alto impacto del aprendizaje de los instrumentos musicales sobre el nivel de inteligencia de los jóvenes (con coeficientes algo más altos), y también sobre la creatividad, que se vería incrementada por la mayor comunicación generada entre los hemisferios cerebrales izquierdo (relacionado con la memoria) y derecho (que es el que reacciona ante los sonidos musicales). Esta conexión podría ser la razón por la que los antiguos griegos cantaban sus historias en lugar de contarlas, facilitando así el recuerdo por parte de sus paisanos.

Otros beneficios de la música para el aprendizaje

Pero los beneficios de estudiar música desde un punto de vista estrictamente científico no acaban aquí, ya que, según TheGlobe and Mail, también aumenta la confianza de los jóvenes, ayudándoles a expresarse en público más y mejor. Por todo ello, la web propone una serie de actividades cotidianas muy útiles para profesores y padres, como cantar cuentos, asociar las rutinas de los jóvenes a determinadas canciones y acostumbrarles a visitar tiendas de música o realizar excursiones musicales (por ejemplo, a un concierto en el Auditorio Nacional).

En todo caso, conviene recordar que no todos los sonidos musicales producen el mismo impacto en la audiencia. Tal y como indica un estudio de la Universidad de Helsinki, la música clásica podría considerarse como la joya de la corona del aprendizaje, fundamentalmente porque aumenta la actividad de los genes que participan en la secreción de dopamina. ¿Y eso qué es exactamente? Pues el principal responsable del aprendizaje, la memoria, la atención o el movimiento.

músicaSegún otros estudios, también resultan útiles para ayudarnos a aprender los ritmos barrocos o el jazz, porque, al igual que sucede con la música clásica, se trata de composiciones que cuentan con un orden específico, formado por determinados patrones de ritmos y contrastes que, a su vez, incluyen repeticiones y algunos cambios. Al parecer, cuanto menor es el número de repeticiones, mayor es su impacto sobre el aprendizaje.

Por último, conviene destacar una investigación del portal Lifehacker que añade a todas las ventajas de la música clásica señaladas anteriormente una mejora en la atención visual de los niños. De este modo, la capacidad para aprender o memorizar nuevos contenidos es mucho mayor con un sonido musical de fondo que en los ambientes ruidosos (algo que ya sabíamos) o silenciosos (esto no lo teníamos tan claro). Por tanto, los profesores de todas las asignaturas (y aún más los de música) tal vez deberían plantearse dar sus clases con Mozart o Vivaldi sonando de fondo.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y, como cada semana, recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

Deja un comentario