La educación musical como motor de la creatividad

Educación musical: Música y creatividadEs bien sabido que la música está presente en todas las etapas en las que el ser humano va forjando su personalidad, siendo una herramienta fundamental para el desarrollo de su creatividad. Nada más nacer, los bebés reaccionan ante los estímulos musicales, ya sea agitándose si no les gusta o relajándose hasta quedar totalmente dormidos si es de su agrado.

A los seis meses de vida el bebé empieza a balbucear los primeros sonidos que le permitirán comunicarse con sus progenitores, y aproximadamente un año después, empezará a manifestar su interés por las piezas musicales que le sean familiares. Durante este periodo, lo que más atrae al ser humano es el ritmo de las canciones, que en muchas ocasiones acompañará de ciertos movimientos corporales.

La importancia de la educación musical

A partir de los dos años, la estimulación del bebé a través de los sonidos resulta aún más evidente, llamando especialmente su atención los juegos sonoros, algunas canciones y las típicas entonaciones que utilizan los padres al leerles cuentos antes de dormir. Durante esta etapa resulta esencial acompañar las canciones de movimientos corporales, que permitirán ayudar a los pequeños a recordar ciertos fragmentos musicales. Así, cada sonido debe traducirse en una actividad motriz, como andar, bailar, correr o saltar.

A los tres años de vida, los seres humanos empezamos a manifestar cierta capacidad creativa, inventando nuestras propias canciones y bailes. De nuevo, resulta esencial vincular los movimientos corporales a estímulos sonoros determinados.  Y un par de años después, el niño ya será capaz de clasificar los sonidos, lo que le permitirá componer ritmos y melodías.

El periodo en el que los padres y los profesores deben prestar una especial atención a la estimulación musical del niño es a partir de los seis años, cuando su atención empieza a centrarse más en las voces que en el ritmo y la melodía. Dos años después, el énfasis se traslada a la armonía, siendo este el momento idóneo para introducir al pequeño en la práctica de algún instrumento melódico.

El rápido desarrollo experimentado durante todo este tiempo sufre un brusco frenazo a partir de los 11 ó 12 años, cuando el ser humano empieza a experimentar profundos cambios en su voz. Es entonces cuando hay que trabajar en su técnica vocal e introducirle en el conocimiento de nuevos medios de expresión. Fundamentalmente, el baile y los instrumentos, que funcionarán como una prolongación de su propio cuerpo.

Esta etapa es clave para la educación musical del niño. Lo ideal es comenzar por actividades que impliquen movimientos, como la expresión corporal (danza y rítmica), la expresión vocal (coros y teatro) y la relación con otros jóvenes de su edad. En la misma línea, los niños que se interesen por algún instrumento deben optar por los más pequeños, como la flauta, la trompeta o la corneta, que muestran unas cualidades más bien melódicas y, sobre todo, requieran ser tocados junto a otros instrumentos, lo que estimula la socialización.

La música no hace milagros, pero la motivación que despierta en los jóvenes puede ayudarles a suplir ciertas carencias. Por ejemplo, la práctica de un instrumento puede hacer más responsable y disciplinado a un niño que apenas muestra interés por sus obligaciones domésticas. Del mismo modo, actividades como cantar, bailar y estudiar un instrumento pueden mejorar notablemente sus capacidades motrices.

Educación musicalLo esencial, en cualquier caso, es huir de los modelos formativos de corte militar y asegurarnos de que el niño disfrute con la música y aprenda con ella. En este sentido, resultan muy útiles los centros que ofrecen una introducción a la sensibilización musical, así como los coros infantiles, las escuelas de motricidad y danza y, en general, cualquier sitio en el que la práctica musical esté acompañada de las actuaciones ante el público, pues ésta es la mejor evaluación para cualquier futuro músico.

Desde Pearson os invitamos a defender con fuerza la música en el aula y, como cada semana, recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

3 pensamientos en “La educación musical como motor de la creatividad

  1. Pingback: Infografía: Cómo afecta la música a tu cerebro

  2. Pingback: Propuestas digitales y analógicas para innovar en el aula

  3. Pingback: Métodos y técnicas pedagógicas para motivar a los estudiantes

Deja un comentario