Música y publicidad: Piezas y canciones de anuncio

Uno de los mejores ejemplos de que la televisión actual no destaca precisamente por su calidad cultural es que las únicas referencias a la música clásica hay que buscarlas en el programa ‘Saber y Ganar’ y en la publicidad. De hecho, los anuncios de televisión suelen recurrir a todo tipo de contenidos musicales para reforzar su impacto en la audiencia.

Entre las múltiples facultades publicitarias de la música destaca su capacidad para ayudar a memorizar un mensaje, resaltar lo más importante y captar la atención y el interés del espectador. Además, permite que los anunciantes dirijan sus contenidos a un determinado tipo de público o estrato social, por lo que se trata de un recurso casi igual de importante que las propias imágenes.

La música publicitaria suele ser original, es decir, se compone expresamente para un anuncio o una marca. Pero en ocasiones también podemos encontrarnos con versiones, lo que en el sector se conoce como música prestada: desde la imitación más o menos aproximada de una canción famosa, hasta la utilización de una melodía muy conocida con la letra modificada y adaptada al contenido del spot.

Las otras dos tipologías de música prestada existentes son la de bajo coste o libre de derechos, y la original. Esta última es la que más nos interesa, por ser la que más recurre a las composiciones de los grandes clásicos para acompañar sus mensajes visuales. En general, el uso de la música clásica no está restringido a un sector o tipo de compañía, pero lo cierto es que los mejores ejemplos corresponden, como veremos, a anuncios de la industria del automóvil.

En YouTube podemos encontrar este anuncio, en el que la alemana BMW quiso asociar su imagen con la del genial Stravinsky y su maravilloso ballet Pulcinella. La también germana Audi recurrió en este otro spot a la archiconocida Marcha Turca de Mozart, además de anunciar su A-4 Advanced Edition con el fragmento de una ópera de Händel Rinaldo. Y no abandonamos el país teutón sin antes recordar que también Volkswagen ha tirado de los clásicos, concretamente de Johan Strauss hijo en este divertido anuncio del Golf Rabbit.

Los fabricantes franceses tampoco se han quedado atrás. Por ejemplo, el uso de la Sonata para Piano número 14 de Beethoven le valió a Renault varios premios; mientras que Citröen recurrió a la cabalgata de las Valkirias de Wagner para plasmar que el C5 era un coche con carácter alemán, pero espíritu francés.

Pero, como decíamos al principio, las históricas composiciones musicales no son exclusivas de los anuncios de coches. Por ejemplo, Coca-Cola recurrió al clásico Pedro y el Lobo de Prokofiev en uno de sus spots; Colhogar ambientó sus rollos de cocina con una pieza de Mozart; Air France también optó por Wolfgang Amadeus y su Adagio Concerto No.23 para piano en este logrado anuncio; y la tecnológica Apple promocionó una aplicación para el iPhone con la legendaria Para Elisa de Beethoven; genio que también ambientó este anuncio de Canal+.

Los ejemplos continúan con esta peculiar unión de Gazprom, la Champions League y El Cascanueces de Tchaikovsky; o esta nueva referencia a Händel y su Ópera Almira, en este caso por parte de la firma de moda Levi’s. Pero como no sólo de música clásica viven los alumnos, también podéis mostrar en el aula este anuncio de Trina, para los que amantes del pop de Dani Martín; este otro de Pepsi, con cierre de Australian Blonde, para los más roqueros; y este más alocado de Renault Laguna, para los amantes del punk de Gatillazo.

Desde Pearson recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para el aula, como los que mostramos cada semana en el blog de Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y faciliten despertar el amor por la música entre los más jóvenes.

Un pensamiento en “Música y publicidad: Piezas y canciones de anuncio

  1. Pingback: La música clásica en la publicidad - Social Musik

Deja un comentario