Diez efectos positivos producidos por la música

Cualquiera de nosotros podría enumerar un sinfín de beneficios de escuchar o aprender música, pero lo mejor es que hay muchos estudios que lo confirman.

A continuación os mostraremos un decálogo de efectos positivos de la música. Sobre algunos ya hemos hablado anteriormente en nuestro blog, otros quizás os los vamos a descubrir ahora, y seguro que hay todavía muchísimos más que nos podríais descubrir vosotros. Empezamos el decálogo:

1. La música ayuda a la integración, como demuestra este caso de una niña autista que se expresa a través de la música, o como esta iniciativa a favor de los enfermos de cáncer que enseñaba a través de la música a entender lo que sienten otras personas.

2. Las personas que aprenden a tocar un instrumento y lenguaje musical suelen tener mejores resultados académicos y sufren menos fracaso escolar. Se ha demostrado la eficacia de la música a la hora de impregnar constancia, disciplina y rigor en los alumnos que la estudian.

3. Estudiar música en la infancia mejora las funciones cerebrales de adulto. Un interesante estudio realizado en la Universidad de Northwestern, en Evanston, Illinois (EEUU), demostró que los individuos que habían estudiado música “tenían mejores respuestas cerebrales frente a sonidos complejos”; lo cual se traduce en “beneficios que van desde una mejor percepción auditiva, mayor función ejecutiva y un empleo más eficaz de herramientas comunicativas”.

4. La música ayuda a la superación de la dislexia. Está demostrado que estudiar lenguaje musical o tocar el piano mejoran notablemente la coordinación de las personas disléxicas. “Los investigadores sostienen […] que la práctica musical temprana beneficia (a los niños con dislexia) en el aprendizaje de la lectura”. María Celia Ruiz Bernal, Directora del Real Conservatorio Superior de Música”Victoria Eugenia” de Granada en el artículo “Dislexia y Musicoterapia”.

5. Escuchar música clásica podría combatir el insomnio. La Universidad de Toronto asegura que “los ritmos y patrones tonales de este tipo de música crean un estado de ánimo meditativo y unas ondas cerebrales lentas”, lo cual ayuda a dormirse más rápido.

6. La música reduce el estrés. Durante un estudio, hicieron escuchar media hora de música suave, dos veces al día durante dos semanas a varios sujetos y sus niveles de estrés y ansiedad se redujeron de manera importante.

7. La música aumenta nuestra resistencia física. Escuchar música mientras hacemos ejercicio mejora nuestro rendimiento un 15%, sobre todo rock y pop.

8. La música mejora el aprendizaje en la infancia. A través de las canciones infantiles, en las que las sílabas son rimadas y repetitivas, y acompañadas de gestos que se hacen al cantar, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra. Y así, se alfabetizará de una forma más rápida.

9. Tocar un instrumento puede mejorar la capacidad de aprender idiomas. Según la Northwestern University de Illinois, las conexiones cerebrales que se producen cuando se toca un instrumento pueden ayudar en otras formas de comunicación como el habla, la lectura o la comprensión de otros idiomas.

10. Durante el embarazo, la música estimula al feto. Seguro que habéis oído hablar del famoso “efecto Mozart”. En 1993, un estudio afirmaba que la música de Mozart aumentaba la inteligencia del niño durante el embarazo. Aunque se ha demostrado que eso no es del todo cierto, sí se ha comprobado que la música estimula al feto, lo cual es bueno para su desarrollo. Y no tiene que ser Mozart necesariamente.

En Pearson intentamos que a través de nuestros métodos educativos  los estudiantes se acerquen a la música de una forma didáctica y amena al mismo tiempo. ¿Qué otros efectos positivos de la música se os ocurren? Esperamos vuestros comentarios.

Artículo elaborado por Lys Mayor

Un pensamiento en “Diez efectos positivos producidos por la música

  1. Pingback: 15 beneficios que proporciona escuchar música clásica

Deja un comentario