12 estrategias para crear una atmósfera en clase que favorezca el aprendizaje

Para hacer crecer a los estudiantes dentro de los límites del plan de estudios que como docentes estamos obligados a seguir, está en nuestras manos crear una atmósfera en clase donde se favorezca el aprendizaje. A partir de los consejos ofrecidos por el docente británico Paul Moss, damos algunas ideas con las que crear situaciones en el aula en las que los estudiantes tengan que pensar por sí mismos.

1. Usa el aprendizaje como punto de partida

En lugar de decir a los estudiantes cuál es el objetivo de aprendizaje con una determinada tarea, haz que inventen uno cuando la hayan completado. Conviértelo en el punto de partida.

2. Insta a tus alumnos a que encuentren la solución por ellos mismos

En lugar de responder a una pregunta innecesaria, insta a tus alumnos a dedicar un momento para pensar en el problema, y a que revisen sus libros y otros recursos para encontrar la solución antes de pedir ayuda o de preguntar al maestro.

3. Fomenta el aumento progresivo de la responsabilidad

Reduce gradualmente el apoyo a tus alumnos en la realización de sus tareas y fomenta progresivamente su autonomía y su responsabilidad sobre el trabajo. Esto hará que los estudiantes busquen soluciones en sus propias experiencias previas.

4. Permite que tus estudiantes participen en el plan de estudios

Se puede comenzar pidiendo sugerencias sobre proyectos. Incluso se podría preguntar: “esto es lo que se debe conseguir con esta lección, cómo podemos lograrlo”. Confía en ti mismo para saber manejar un posible cambio de dirección, y si un estudiante plantea una excelente manera de llegar al mismo lugar, se lo suficientemente valiente como para aceptarlo. El proceso les proporcionará cierta autonomía en el aprendizaje.

5. Asegúrate de que los estudiantes revisen las instrucciones

Enseña a los alumnos a repasar las instrucciones de una tarea una vez que hayan completado parte del trabajo. Cuando los alumnos ven por primera vez una tarea, a menudo solo asimilan los primeros componentes de esa tarea y luego preguntan automáticamente qué es lo siguiente una vez que han llegado a ese punto.

6. Haz que los alumnos compartan su aprendizaje con los demás

Una buena forma de hacerlo es conseguir que los estudiantes describan a otros docentes o estudiantes las actividades realizadas y cómo conectar la relevancia de ese aprendizaje con su utilización para el mundo real.

7. Que exista feedback

Cuando preguntes a tus estudiantes, promueve el feedback. Cada pregunta se convierte en una oportunidad para resolver un problema.

8. Anímalos a ser autosuficientes

Redirige las preguntas de los estudiantes a otros estudiantes. Entre otras cosas, esto podría brindar a más estudiantes la oportunidad de participar en una discusión; proporcionar oportunidades para que los estudiantes enseñen; y minimizar la cantidad de preguntas innecesarias, ya que los estudiantes son los peores críticos con la pérdida de tiempo, especialmente cuando el tiempo es suyo.

9. Proponer juegos para aprender

Un par de ejemplos: elegir una palabra y hacer que los estudiantes diseñen una pregunta donde la palabra sea la única respuesta posible; proporcionar información deliberadamente incorrecta en una actividad y que los estudiantes la descubran.

Enfocarse en la solución en lugar del problema

10. Ayuda a los estudiantes a enfocarse en la solución en lugar del problema

Enseña a los estudiantes a enfocarse en la solución en lugar del problema. Es increíble lo que un pequeño cambio de perspectiva puede lograr.

11. Explica cómo lo están aprendiendo

Discutir explícitamente los aspectos del aprendizaje en cada actividad desarrollará y consolidará las expectativas de la clase sobre la lección estudiada.

12. Pregunta a los estudiantes qué problemas les importan

Después de identificar qué problemas les importan, investiga y colabora con ellos para ayudarlos a resolver esos problemas por sí mismos.

En definitiva, la enseñanza no solamente consiste en calificar. Siempre debe estar motivada por la necesidad de formar personas activas, inspiradoras y creativas que florezcan en las condiciones adecuadas y que crezcan con el desafío y la investigación.

En Pearson invitamos a defender con fuerza la música en el aula y cada semana recomendamos combinar nuestros métodos educativos con divertidos recursos para clase, como los que mostramos en Red Música Maestr@, para que hagan más atractiva la enseñanza y despierten el amor por la música entre los más jóvenes.

También te podrían interesar estos artículos relacionados:

– ¿Cómo se benefician los estudiantes de un mundo globalizado e hiperconectado?

– ¿Qué cualidades de reunir un gran maestro de música?

– ¿Qué piezas de Bach, Stravinsky, Mozart y Beethoven viajaron al espacio a bordo de las Voyager?

– La increíble historia de Kwasi Enin y su amor por la música

Deja un comentario